Una velada con Pedro Aznar

Por Merlina Raponi

Miércoles 15 de junio, 20:30 horas y el Auditorio José Pablo Martín de la Universidad Nacional de General Sarmiento repleto a la espera de una prometedora charla sobre el “Pensamiento Latinoamericano y sus desafíos artísticos actuales” de la mano de un artista argentino de renombre: Pedro Aznar. Tras la presentación de la organizadora del ciclo, la Doctora Dina Picotti, Pedro se dispuso a comenzar la charla tomando el tema de un modo particularmente personal; presentó la temática como un desafío que lo ocupa y preocupa, en los ámbitos artístico, cultural y social. Decidió tomar como principal interrogante “¿Qué significa el ser humano?” y observar cómo esta concepción (lo que el humano es a cada momento) va cambiando con los diversos paradigmas que se presentan en la historia. En los primeros momentos del diálogo introdujo los desarrollos tecnológicos como potenciales agentes de cambio tanto en la vida como en el concepto del “ser humano”; éste fue el punto crucial que desarrolló durante la charla.

El artista, explicó que uno de los principales desafíos en el ámbito artístico está dado por el avance tecnológico. Por un lado, planteó que implican un gran benefcio para “democratizar el acceso a bienes y productos culturales” (lo que fue avalado por el auditorio), debido a que estos implican un cambio como sociedad. De esta manera, la charla prosiguió a partir del desarrollo de diversos tópicos que entrelazan a las nuevas tecnologías con el progreso humano y por ende de las sociedades. Sin embargo el autor puso en cuestión las nuevas formas de entender la cultura; para él la integración de estas herramientas forman nuevos conceptos del arte, de la educación y de la ciencia. Democratizar el acceso a estos bienes genera que el arte, por ejemplo, deje de ser elitista y que logre llegar a un público mucho más amplio y variado, que la educación alcance un porcentaje cada vez más alto de personas, que la ciencia desarrolle cada vez más novedades y de esta manera se supere constantemente.

A medida que el encuentro avanzaba, con los aportes de los presentes y con el camino de ideas y conceptos que se iba forjando, llegaba a una conclusión: los desarrollos tecnológicos son algo así como un arma de doble filo: “tienen un lado luminoso y un lado oscuro”. El lado oscuro y poco prometedor, propone pensar a los adelantos tecnológicos como una amenaza a la integridad humana: el autor concibe a las máquinas como futuras poseedoras de una inteligencia superior a la conocida y problematiza sobre estos aspectos. El lado luminoso, en cambio, es aquel que le permite al ser humano superar sus creaciones y de este modo superarse, ya sea en el ámbito científco como en el de la cultura; esta situación genera en el arte un lugar para poner en discusión diversas problemáticas (sociales, culturales, tecnológicas) ya que involucra emociones, pensamientos y espectadores activos que pueden interactuar con estas expresiones.

En el cierre de este intercambio, apareció el giro musical y asistimos a la interpretación en vivo de un tema de su último disco “Caballo de fuego” acompañado de su videoclip. Imágenes y sonido retomaban el tema de la charla, los avances tecnológicos y las sociedades, la tecnología y el ser humano. Pedro explicó la letra verso a verso: la elección de las imágenes y la composición musical conformaban una manifestación artística que expresaban este desafío de la interpretación de las nuevas tecnologías: la difusión de los ritmos latinoamericanos (particularmente el afro-peruano) y las distintas emociones que involucran al autor con el tema y el público.

Ante este interés personal del músico sobre el tema y los aportes de los presentes se generaron debates muy ricos sobre las diversas formas de pensar este desafío. El autor sorprendió con comentarios que dejaban en evidencia posiciones personales y de esta forma se daban nuevas discusiones. . . El aquí y ahora de la vida musical de Pedro le permite transmitir sus pensamientos mediante su música; su alcance a un público cada vez más amplio genera en los receptores una actividad constante de reflexión sobre sus letras y melodías mediante las cuales trata de dar a conocer y así ocuparse (y preocuparse) de un desafío actual que va más allá de lo artístico pero que a la vez lo involucra: la tecnología como herramienta y sus implicancias en todos los espacios en que se desarrollan los seres humanos.

Es así que Pedro nos volvió a sorprender a partir de un encuentro que tocó temas muy profundos que dejaron a los espectadores con varios interrogantes resonando en sus cabezas, tal y como resuenan sus eternas melodías.

Print Friendly, PDF & Email