Siete Borreguitos

Por Maria Sol Guarino

La tinta negra y los papeles son los comunes, de esos que se usan en las fotocopiadoras. En las hojas hay palabras e imágenes, y hay tantos mundos posibles como poemas, cuentos y relatos impresos. Se toman cuatro de esas hojas y se pliegan, a mano. Y así nacen las dieciséis caras de la Revista Siete Borreguitos.
Dos de las manos que pliegan las hojas pertenecen a Santiago Torreguitar, alias Tati, quien se encontró con nosotros para contarnos la historia de estos Siete Borreguitos que vio nacer, allá por el 2011. Él andaba de viaje por la Patria Grande, y Siete Borreguitos era tan sólo el nombre de una calle de Lima. En este paseo se encontró con personas que, así como él, escribían. Se encontró, también, con la idea de reunir todas estas formas diferentes de decir, de contar, de narrar. Y se trajo en la mochila todas las ganas de pasar de la idea al papel. Hoy es el director de la Revista Siete Borreguitos, y veintiuna son las ediciones que ya llevan publicadas. La misión es que los textos viajen de alma en alma. Que alguien se deje olvidada la Revista por ahí, que otro alguien se la encuentre y que así vaya circulando, formando una comunidad de lectores fieles y otros nuevos que se van sumando cada vez.
Siete Borreguitos es de distribución gratuita. Es financiada, impresa, compaginada y distribuida por los integrantes estables del equipo, una decisión que se tomó al principio, y que se mantiene hasta ahora. Este proyecto es poesía, y como tal no puede ni quiere someterse a ningún tipo de condicionamiento. Sin embargo, el camino de la autogestión ha tenido también su “lado B”. El tema de la regularidad de las publicaciones fue algo complicado de ordenar, como cuenta Tati. Por ejemplo, hubo intervalos de hasta seis meses entre una publicación y otra: la demora en cualquiera de los eslabones de la cadena genera un efecto mariposa que termina afectando el producto final. En ese entonces, muchos lectores creyeron que la revista había llegado a su fin. Afortunadamente, estaban equivocados, y hoy en día las publicaciones se han vuelto más regulares, gracias a la colaboración de todos los miembros del proyecto. A su vez, debido a los costos económicos y a la inversión de tiempo que requiere el proyecto, no se han podido aumentar las impresiones en calidad ni en cantidad, como hubiesen deseado.

Campaña Borrega

Los Siete Borreguitos quiere ir por más: mejorar la calidad de las impresiones, sostener el sitio web, y sentar las bases para conformar un equipo de redacción estable. Tienen ideas y ganas, lo único que les falta es el capital, el vil metal, la “tarasca”. Con estos objetivos bien puestos iniciaron, a principios del mes de agosto, la “Campaña Borrega”. A través de la plataforma web Ideame, todo el que quiera colaborar con el proyecto puede hacerlo con su aporte monetario, que puede ser de 25 pesos o más. A cambio, se ofrecen recompensas, como por ejemplo “un calco, la revista y un abrazo en forma de sobre”, una mención permanente en el staff de la revista, diferentes libros de regalo, la tapa de alguna de las ediciones enmarcada. La campaña finaliza el 14 de octubre.
A nosotros no se nos ocurre mejor recompensa que ver crecer a estos Siete Borreguitos, multiplicados, llegando a más y más almas.

Más Información

Print Friendly, PDF & Email