Prestidigitando Andares

Por Alejandra García

Entrevista a Willy Piancioli, músico y productor, integrante de Los Tipitos

No es sorprendente que el Dios de la Electricidad decidiera divertirse también aquella noche del recuerdo, cuadriculando en luces y sombras la geografía de la ciudad de Buenos Aires. Pero lo que sí no resulta para nada habitual es que desde su real altura se viese obligado a mirar algo que lo despabiló de su sopor divino: un resplandor no autorizado se distinguía desde el barrio de Palermo. El ritual había congregado en El Condado unas 700 almas que intentaban silenciarse para oír aquello cuya amplificación no había sido permitida.
En el centro de la escena estaban los Tipitos que brillaban con luz propia, como si estuviesen recogiendo una historia que surgió de lo más profundo de la noche de los tiempos y los cultos, producto de la acción de esa memoria involuntaria que es capaz de evocar un recuerdo colectivo que se comparte sin saber, tal vez porque ese hecho artístico se había formado entre la gente.
Estos Tipitos son Walter Piancioli (guitarras, teclados y voz), Raúl Ruffino (guitarras y voz), Pablo Tévez (batería y coros) y Federico Bugallo (bajo y coros) y fueron siempre los mismos.
En sus primeros tiempos se los podía encontrar tocando a la gorra en la calle, bondis, plazas y espacios públicos de la costa y Buenos Aires. A fuerza de necesidad, y con la idea de minimizar obstáculos para expresarse como ellos querían, se hicieron cargo de la construcción de sus primeros instrumentos, de los que sólo se conserva el bajo del Bocha (Bugallo), porque los demás les fueron robados.
Su impulso creativo los había hecho recorrer sinuosos caminos desde sus orígenes como banda en la ciudad de Mar del Plata, año 1994, con idas y vueltas que incluían el traslado de familia y pertenencias. Por entonces tocaban en el circuito marplatense como teloneros de Vox Dei y en festivales a beneficio de distintas agrupaciones de esa ciudad, hasta que en 1997 fueron convocados por León Gieco para grabar el primer disco, Los Tipitos, bajo su sello Cañada Discos, con la producción artística de este músico consagrado.
Al poco tiempo se trasladaron a Buenos Aires, tocando en el circuito capitalino y en Plaza Francia. A partir de entonces la banda fue creciendo hasta grabar 12 discos, tocar en innumerables escenarios nacionales e internacionales, en festivales junto a importantes artistas, en fiestas regionales, y ganar dos premios Gardel, entre otros hitos canonizados por el circuito discográfico y el mercado del rock.
En diálogo con Revista Brote, Walter Willy Piancioli, repasa algunas de las decisiones que tomaron y que determinan la identidad del grupo. Al respecto señala que la idea de banda que siempre tuvieron se remonta a formaciones como la de Los Beatles, o Serú Giran, integradas por cuatro músicos, y que tienen “esa cosa clásica, con dos cantantes y coros de los cuatro. El cuarteto de rock tiene que ver con la apuesta a una estética musical que deja por fuera la impronta de otras bandas como por ejemplo, Los Decadentes, Los Cadillacs o Los Pericos, formadas con muchos integrantes e instrumentos”, afirma.
“Hay bandas que son del tipo auditivo, otrás más visuales y otras kinestésicas, que son las de más quilombo y agite”, agrega Willy. Para él, el tipo de formación artística determina el sonido y en ese sentido la búsqueda musical los orienta hacia algo más clásico.
Por otra parte, el proceso creativo que interviene en el estilo que los caracteriza fue cambiando a lo largo del tiempo. “Antes éramos menos permisivos entre nosotros: así como venía la canción se grababa. Éramos mucho más de pensar en la parte compositiva, la letra de la canción, su introducción, y después al trabajar con productores nos dimos cuenta que podíamos, por ejemplo, prescindir de la introducción o cambiarla, o traer la canción sin introducción y después hacerla entre todos. Y lo mismo hicimos con las partes y los formatos, los cuales empezamos a trabajar igual”, señaló.
“Después pasamos a una etapa en la que Fede empezó a traer sus canciones escritas y nosotros empezamos a ponerles música, y también yo le pasaba letras a Raúl y él les ponía música. Ese proceso se sigue modificando. También depende del productor con el que trabajemos y cómo encare el laburo. La banda necesita refrescarse, porque en algún momento eso se agota. Por eso está bueno cambiar de productores. Ahora que estamos trabajando con Michel Peyronel (ex Riff) cambiamos algunas cosas respecto de la forma en que cantamos los temas. Antes era así: el que compuso el tema, canta el tema. Ahora estamos cantando partes, eso se fue modificando porque suma”.
Con respecto a la construcción de público, Willy sostiene que nunca se propusieron realizar un producto para público determinado. “De alguna manera caes en un prejuicio”, señaló. “Es como algo dictatorial. No trabajamos en eso. No apuntamos a un público. Siempre nos propusimos que el que quiera venir a un recital nuestro que venga. Capaz es un error no enfocarse en un determinado público, pero siempre nos pareció que de esa forma te perdés de otros públicos que por ahí pueden sentirse atraídos a nuestra propuesta artística”.
Hoy, Los Tipitos son una banda que se consolida cada vez más fuertemente en Argentina y que está alcanzando su lugar en la región hispanoparlante. El pasado mes de agosto, Los Tipitos viajaron a México, por segunda vez de gira en dicho país, convocados para tocar en La semana de las Juventudes, iniciativa que impulsó el Instituto de la Juventud del gobierno de la Ciudad de México DF. El domingo 23 de ese mes tocaron en el Zócalo para una audiencia de aproximadamente unas 100.000 personas que los ovacionaron.
Con respecto a las condiciones materiales para el desarrollo artístico de las bandas de rock en Argentina, Willy señala que las políticas culturales como las que se vienen llevando a cabo en nuestro país tienen un efecto muy positivo. Entre ellas destaca el anuncio de la Ley de Medios, que establece que un mínimo del 30% de la música que se emite en radios y emisoras sea de origen nacional.
Hace poco Willy fue a dar una charla en Misiones, convocado por el Gobierno de la ciudad de Posadas, en el marco de la organización de una serie de clases abiertas de apoyo y clínicas destinadas a los músicos de menor visibilidad, de las que participaron también Javier Malosetti, Hilda Lizarazu, Leo García, entre otros. En esa oportunidad, Willy se propuso explicar qué función cumple el productor artístico desde los ensayos hasta que se termina de grabar el disco y los pasos por los que transita la canción desde la casa del compositor hasta que está grabada y mezclada. Estas charlas se dan en forma gratuita, para que puedan acceder incluso aquellos que de otra manera no participarían, y quienes con una guitarra graban sus canciones, con el propósito de concientizar acerca de la necesidad de registrar los nuevos temas en SADAIC (derechos de autor) y en AADI CAPIF (derecho de intérprete), así no hayan firmado contrato con una compañía. “Muchas veces no se tiene idea siquiera de que eso se puede hacer, y que tienen el derecho de cobrar cada vez que te pasan en la radio”, señala.
Andrés Vignolo, manager de la Banda y quien se encontraba presente en la entrevista, agrega que Argentina es uno de los pocos países en el mundo en donde existe el derecho de intérprete. “En España, por ejemplo, no existe”, afirmó.
Por último, Willy se refiere al disco que acaban de terminar de grabar, bajo la producción de Peyronel. “Está buenísimo, es un enfoque completamente nuevo para mí, está buena la elección de temas y novedosa la mezcla de voces en ellos, independientemente de quien los haya escrito”, señala. “Hay menos instrumentación, no hay mucha sobregrabación en capas, para que suene más en crudo, y sea más efectiva la mezcla”, agregó.
Se espera que el nuevo trabajo de Los Tipitos vea la luz próximamente, presentación para la cual el dios eléctrico ya sacó su entrada anticipada.

Print Friendly, PDF & Email