Parada 27: ¡Arte es Trabajo! Entrevista a Colectivo 27.

Por Nazeli Agüero

El arte independiente hace ya tiempo que viene creciendo y expandiéndose, de eso no hay dudas. Con él surgieron una diversidad de artistas que se mantuvieron frmes en sus convicciones y nunca abandonaron este camino. Tuve la maravillosa suerte de cruzarme con algunos de ellos que me invitaron a entrar en su mundo artístico; es así que pude conocerlos un poco más y saber de qué se trata la movida cultural que nos proponen para la región. Se trata de seis amigos (la mayoría venideros de la rama del teatro) que, con muchísima pasión y compromiso, formaron este hermoso proyecto: “El colectivo 27”; la idea de este nombre aparece debido a que “27” es la única línea de bondis que no existe.

Entre mates y risas me comentaron de qué se trata este proyecto. Principalmente su participación en el ámbito cultural consiste en la difusión de artistas locales mediante festivales y eventos; al mismo tiempo que la producción y desarrollo artístico propio. La pasión por el teatro hizo que se conocieran cursando la Diplomatura en Autogestión Teatral que ofrecía el Centro Cultural de la Universidad General Sarmiento. Ellos son Silvi Tomasi, Ana Violeta Aban, Bárbara Serena Lopez Sícari, Julián Avendaño y Hugo Varela. A los pocos días de su primera reunión como colectivo se sumó Mel Mastrogiacomo que, mientras cursaba la Diplomatura en muralismo, pudo contactarse con ellos mediante una amiga en común.

Mel ofreció la posibilidad de un espacio físico y más rápido de lo que se imaginaban se subieron todos juntos a este colectivo. “Empezó siendo como una formación nuestra, de empezar a entrenarnos entre nosotros” (Silvi), “No teníamos muy bien definido, por eso estábamos buscando” (Babi). Es cierto que la posibilidad de tener un espacio físico hizo repensar un poco los objetivos iniciales y adelantar algunas etapas como grupo. Sin embargo, nunca quisieron abandonar el carácter de lo colectivo: estar constantemente en movimiento. “Nuestra actividad se defnió un poco a partir de que apareció el espacio”. Fue empezar a pensar de otra manera” (Julián). Lo que sí tenían bien en claro eran sus ganas de abrir espacios dedicados a la cultura y el arte donde poder compartir, crear, aprender y experimentar entre ellos y el resto de la comunidad: “La necesidad física de hacer arte que te supera, es más fuerte que vos” (Babi).

Un veintisiete de febrero salieron a la luz por primera vez en una inauguración muy íntima en la que curiosamente asistieron veintisiete personas. En esta oportunidad, cada uno se presentó a partir de las disciplinas en las que se especializan: teatro, música, pintura. Luego de esta primera experiencia, surgieron los festivales con ciertas características particulares que llamaron muchísimo mi atención. Este colectivo no tuvo que ir a buscar ni convocar ningún artista sino que fueron estos mismos los que se acercaron a los chicos.

“Lo que nos dimos cuenta es que teníamos muchos amigos artistas, entonces fue como que los eventos un poco se fueron armando solos” (Silvi) “Los artistas se autoconvocaban a los festivales. La gente se invitó a participar.” Una enorme demanda en busca de un espacio para mostrarse y Colectivo 27 estaba dispuesto a brindárselos. A partir de ahí, su idea fue seguir con los festivales itinerantes en el espacio propio y también ir moviéndose por otros lugares. Sin embargo no abandonan su formación artística ya que intentan tener producciones propias para presentarse como grupo artístico cuando los convocan de otros eventos. Así es este colectivo, una mezcla de proyectos e ideas que  producen algo muy especial: “Cuando te acordas un día estas ovillando lana y al otro día actuando con alguien que te invitó, es muy lindo” (Babi).

Otra de las grandes particularidades me interesó y acercó a este hermoso grupo es, como dije al principio, su carácter independiente: “Es la decisión de no querer estar bajo la bandera de nadie”, comenta Babi. En este sentido, “Arte es trabajo” es el gran lema que defenden y militan en todos los proyectos que emprenden. Todos los eventos que organizan son gratuitos y al fnal de cada presentación se pasa la gorra que queda totalmente en manos del artista. Es la búsqueda de otras alternativas y la gorra es una de ellas en su resistencia a la elitizacion del arte. “Lo maravilloso de la gorra es que el que no pueda, pueda venir igual, son bienvenidos”, “Que la plata no sea un límite a la hora de difundir la cultura” (Violeta). Al mismo tiempo se busca concientizar a la gente que la gorra no es una limosna ni una colaboración: “El que tenga monedas, pondrá monedas pero que se entienda que la gorra no es un vuelto, es el valor que le estás dando al hecho artístico que estás viendo” (Julián). Es simplemente el manejo de otro tipo de economía al que muchas veces el público no acostumbra y, al mismo tiempo, es dar cuenta y valorar el trabajo del artista, ya que al ser independiente no hay nada que lo respalde más que su propio esfuerzo y dedicación: “Nunca puede ser gratis para el artista, porque es su trabajo” (Silvi). Insisto, arte es trabajo…

En fn, subirme a este bondi fue una de las experiencias más lindas con las que me he cruzado; en muy poco tiempo lograron un enorme recorrido y les queda muchísimo por delante porque capacidad y buena energía es lo que les sobra.  Conocí un grupo muy agradable, divertido y unido con mucha amistad de por medio: personas con potencial y pasión a lo que hacen y eso se refleja en los resultados positivos de todo lo que emprenden. Amistad, encuentro, confanza en el otro, creatividad, independencia, compromiso y pasión son la base de este colectivo que genera sensaciones lindas y contagiosas. “Transmitir. Compartir lo que nos fuimos formando cada uno en su recorrido y generar un espacio donde esto sea compartido”, “Es re importante en el proceso de aprender también poder comunicar lo que uno sabe o fue aprendiendo y nunca se sabe el efecto que eso tiene, es una linda cadena humana” (Mel). Así es, una cadena humana de dar a conocer y conocer, de aprender. Un ida y vuelta que va a ir creciendo día a día, de eso no me quedan dudas. Es subirse a este colectivo, a ese mundo artístico y poder experimentar ahí, porque colectivo 27 logra eso, te transporta…

Print Friendly, PDF & Email