Movimiento en imágenes

Por Oriana Racciatti

Una de las últimas voces que participó en la jornada del “Foro Argentino de Danza” el 29 de abril de 2015 en la Facultad de Derecho, que convocó el movimiento por la Ley Nacional de Danza, fue la de Melina Seldes (34). Una joven que ni más ni menos estableció una controversia en la sesión y que determinó su perfil como clara colaboradora de la ley.
Formada en el exterior, Seldes decide aportar sus conocimientos en nuestro país. Se planta al mundo como bailarina, investigadora y productora. Actualmente es la co-directora del espacio LEM (Línea En Movimiento) junto a Viviana Lasparra. Una asociación civil sin fines de lucro, fundada en 2009. Se trata de un espacio para el desarrollo y la promoción de las artes del movimiento contemporánea. LEM alberga a artistas, investigadores, académicos, practicantes, estudiantes y espectadores interesados en las implicancias artísticas y sociales de la danza.
Mientras tanto, en el día de la danza, Melina, dio una noticia que conmocionó el recinto de la Facultad de Derecho. Al tener la palabra, informó a las dirigentes de la ley y a los referentes provinciales y municipales que LEM cuenta con la custodia del “Archivo Audiovisual de Danza de la Argentina”: el archivo que el movimiento pretendía crear. Ante tal noticia, no pararon de surgir inquietudes en los participantes. Revista Brote intenta dar respuesta a ello.
El Archivo Audiovisual de Danza (AAD) fue iniciado por Mariana Lucía Márquez en el 2007 para la Biblioteca Nacional y cedido a LEM por medio de un convenio cultural en el 2012. Este incluye documentación de espectáculos, ensayos y clases, video-danza (danza creadas para la cámara) y documentales de variadas expresiones estéticas profesionales. El archivo cuenta con 162 ejemplares de coreógrafos tales como Andrea Servera, Margarita Bali, Ana María Stekelman, Pablo Rotemberg, entre otros. El material está clasificado por documentación de espectáculos, documentación de ensayos, documentación de clases y video-danza y documentales o personalidades de la danza. Aunque, hoy en día, nadie está registrando lo que sucede. “Nadie se acerca para ofrecer su apoyo. Al día de hoy LEM está solo con esta responsabilidad”, sostuvo con pesadumbre Seldes.
Como bien reflexionaba Seldes durante la entrevista, la importancia de tener un archivo es extrema. “Sin historia y sin la capacidad de recopilar y reflexionar sobre lo hecho, es muy difícil establecer un cambio para el futuro”, consideró la bailarina. La realidad por la que pasó -y está pasando- el AAD da cuenta de la situación con la que convive la danza en nuestro país y el despojo con el que se trata a este lenguaje. Continúa Melina: “El hecho de no exista un Instituto Nacional de la Danza, dedicado en parte a esta tarea deja bastante expuesta la fragilidad de nuestro campo”. Asimismo, a pesar de los nuevos soportes tecnológicos para el registro y recopilación de las obras de danza en Argentina, carece de una sistematización para este tipo de trabajo. Hay que destacar que su existencia es un pedazo de historia, que reconstruye cómo el movimiento se forjó en este punto del planeta. Nos relata quiénes empezaron, hicieron y harán de este lenguaje un camino para revalorizar el arte de contar sin palabras. Que dice por sí solo, mucho de sí mismo y mucho de la particularidad histórico-social en la que se creó. El AAD posibilitará a las nuevas generaciones tomar puntos de referencia sobre el destino de la danza ya que la misma naturaleza del archivo en crecimiento y expansión va a permitir sostener un proceso y un diálogo creativo con la historia.
A pesar de la buena voluntad de LEM, la asociación civil necesita de un presupuesto de nivel nacional para poder sostener el trabajo de semejante envergadura. Dada la dificultad para conseguir dichos subsidios, LEM sigue adelante gestionando el comienzo de la reproducción del AAD junto con el apoyo de otras comunidades de danza. De este modo, pretenden retomar la tarea de recopilación a fines de agosto. Próximamente, LEM ofrecerá al público un día a la semana para visitar el material poniendo a disposición televisores, reproductores, computadoras y personal de trabajo.
Muy parecido a una coreografía, LEM se mueve para no perder la historia de este lenguaje y continuar su camino, con la responsabilidad de cargar sobre sus hombros un proyecto que no piensa más que mantener la ambición con la que fue creado.
El propósito que tiene el AAD, según el convenio firmado por LEM con la Biblioteca Nacional, es una base de consulta gratuita, material y virtual, que permita reproducir y recolectar archivos de todo el país. Las obras que pretendan ser donadas o cedidas a préstamo para su copia deberán ser enviadas en soporte DVD o VHS, acompañadas de su respectiva ficha técnica. Se realizarán dos copias: una digitalizada (disponible al público online y en las computadoras de LEM) y una en disco externo (copia Master). De este modo, LEM contribuye a resguardar y acrecentar su archivo hasta que la Biblioteca Nacional tenga la infraestructura digital-audiovisual para reincorporarlo a su propio archivo o en un futuro instituto propio de la Ley Nacional de Danza.
El archivo audiovisual en la historia de la danza de nuestro país es la reconstrucción en imágenes de un pasado reciente, joven, que habla de nuestras raíces artísticas. Es una obra que recopila información que permite comprender de dónde venimos y hacia dónde vamos. Conocer y ver para poder emprender cómo podemos desarrollar un proceso creativo próspero. Es admitir a la danza como una práctica social que crea un sentido colectivo. LEM, encabezando este proyecto, contribuye al desarrollo y la difusión de la disciplina frente a otros países. Pero no solo eso, sino también permitir el desarrollo de políticas estrategias de a largo plazo.
El Archivo Audiovisual de Danza no es un intento de interpretar la vida en el sentido histórico. Es una afirmación de la vida a través del movimiento. Apoyemos y acompañemos esta iniciativa.

Print Friendly, PDF & Email