MALEVICH, precursor del arte abstracto

Por Soledad Negri

En el mes de Septiembre finalmente arribó la tan esperada muestra  “Kasimir Malevich. Retrospectiva” a Fundación Proa. Pero ¿cuál es la relevancia histórica de la figura de Kasimir Malevich en el mundo del arte? ¿Por qué su muestra es tan esperada?

Como figura en el folleto de la exhibición, mientras que en la década del ´10 Picasso le otorgó otro significado a la figura humana y Duchamp establecía el principio de lo que luego se conoció como arte conceptual, Malevich marcó las bases del arte abstracto con la fundación del Suprematismo.

Kasimir Malevich se inició en el arte figurativo bajo la influencia de artistas modernos franceses como Gauguin, Monet, Cezzane, Matisse. Es decir, con los nuevos lenguajes del arte que rompieron con los cánones tradicionales: la ruptura con lo tridimensional, la alteración del color local y la introducción de la planimetría en el tratamiento del espacio.

Con la exposición de obras de Braque en Moscú y la llegada de Marinetti a Rusia surge el Cubofuturismo. Se trató de una pintura híbrida, una nueva iniciativa vanguardista creada por los rusos al combinar el dinamismo y el movimiento del futurismo con las perspectivas fracturadas del cubismo. De este modo Malevich incursionó en el movimiento con obras como Retrato perfeccionado de Iván Kliun, (1913), y la más emblemática Composición con La Gioconda (1914) que logra combinar ambas corrientes.  En la obra se observa una superposición de figuras geométricas,  colores planos (blanco, negro, rojo) tanto en la figura como en el fondo y una reproducción de la Gioconda (collage)  con su rostro tachado como símbolo de la destrucción de la tradición pictórica.

En paralelo con la producción de estas obras, Malevich comienza a escribir el Manifiesto Suprematista que  marcó un antes y un después en el arte. Su obra más icónica y revolucionaria  que postula  la ruptura con el arte tradicional y funda las bases del nuevo movimiento, es Cuadrado negro sobre blanco (1915). Es la supresión de toda representación figurativa. Un lienzo pintado de blanco con un cuadrado negro, esta figura geométrica no está centrada en el lienzo está levemente inclinada hacia un lado. De este modo lo que indica es la impronta misma del artista, la mano del autor. “Lo que yo expuse no era un “cuadrado vacío”, sino la perfección de la inobjetividad… Reconocí que la “cosa” y la “representación” habían sido tomadas por la imagen misma de la sensibilidad y comprendí la falsedad del mundo de la voluntad y de la representación”.

Cuadrado negro sobre blanco marcó el  punto cero del arte moderno. Instauró el principio del arte abstracto. La realidad dejará de ser el modelo del arte. Se gesta un nuevo concepto de artistas, ahora estará  liberado de las ideas de representación y conceptos para escuchar la “pura sensibilidad”. La pintura no debe representar la naturaleza. Por el contrario, debe forjar una idea de un arte trascendental, desligarse de la vida cotidiana y representar una realidad en sí misma.  Se funda en las bases filosóficas que establecen la negativa de representación de tiempo y espacio. El arte debe tener un lenguaje propio, desligado de la religión y la política: “el arte no quiere estar al servicio de la religión ni del Estado; no quiere seguir ilustrando la historia de las costumbre; no quiere saber nada del objeto como tal, y cree poder afirmarse sin la “cosa”, sino en sí y por sí”

En los años ´20, el manifiesto adquirió otra significación: el arte se convirtió en un elemento funcional y utilitario para la vida. Es así que dentro del grupo UNOVIS (Utverdíteli Nóvogo Iskusstva” o “Forjadores del Arte Nuevo”), el artista junto con sus discípulos y colaboradores adhieren a sus producciones el carácter social a la estética suprematista creando diseño de objetos, diseño urbano, estudios de arquitectura, entre otras cosas.

En 1935, a los 57 años, muere Kasimir Malevich dejando un gran número de cuadros y una prolífera cantidad de investigaciones plásticas (estudios arquitectónicos y de diseños) que influenciaron el desarrollo de posteriores artistas y escuelas de toda Europa (Theo van Doesburg, Pier Mondrian,  Alexander Rodchenko y la escuela Bauhaus),  demostrando de esta manera la importancia de Malevich dentro de la historia del arte como precursor de la abstracción.

  • Fundación PROA vigente hasta el 11 de diciembre. De mar a dom 11 – 19 hrs. Lunes cerrado. Av. Pedro de Mendoza 1929 La Boca, Caminito.
  • Bibliografía: De Micheli, Mario. Capítulo 9 “La regla del abstraccionismo” en Las vanguardias artísticas del siglo XX, editorial Alianza, Madrid, Primera reimpresión 2000.
Print Friendly, PDF & Email