La​ ​maternidad​ ​en​ ​los​ ​medios:​ ​construcciones​ ​y​ ​confusiones

Por Lic. Victoria Pirrota | Foto: fotograma de Youtube

Cuando vemos una publicidad de pañales o productos para bebés observamos a esa madre pletórica, espléndida, realizada, tan calmada y feliz, parece muy fácil el asunto. Un bebé limpio, dormitando, la luz del sol entrando por la ventana a medio abrir, todo parece perfecto. La paz. La lactancia es calma, ordenada, el/la bebé observa a la madre con ojos sensibles y calmos. La paz. El momento de cambiar el pañal es de risas, no hay filtraciones, el/la niñx colabora contentx. La paz.

Las construcciones mediáticas de la maternidad nos arman ciertas configuraciones y sin querer se filtran en algunas concepciones de lo que creemos es la maternidad/paternidad. Si, dije paternidad, el padre, ¿Y el padre?, ¿dónde está en las publicidades, programas de televisión?  Pregunto de nuevo, como para que se note, ¡¿Y EL PADRE?!

Vuelvo a empezar, hay pequeños guiños de esas publicidades e ideas que se filtran en nuestro inconsciente, hasta en gente que pasó por la universidad, mujeres feministas, pro parto natural, militantes, la cosa se filtra. Podemos ser conscientes de que el padre colabora, roles, pero a lo que voy es que las representaciones sobre cómo criar, cómo amamantar, se filtran en el sentido común de la primeriza, la debutante, novata, “pichona”. Creemos que vamos a salir del hospital como si nada, que el/la bebé va a venir con algún tipo de instructivo, que la lactancia es ordenada, indolora, incolora, e insípida (¿?). La práctica nos hace un llamado de atención, a veces la publicidad nos muestra momentos, recortes de todo ese fatal día, cansador, pero tan satisfactorio.

El corrimiento del yo, de mis prioridades, necesidades, para estar a disposición permanente de otro ser es un aprendizaje. No vamos a entender el día que salimos del hospital qué nos quiere comunicar el/la pequeñx, no lo vamos a entender a la semana, al mes, todo lleva su tiempo. En los medios no vemos lo dolorosa que es la lactancia en las primeras semanas (una sangra, ¿saben?), el/la bebé tiene que aprender a comer, una succión mal hecha produce lastimaduras tremendas. Una se entera del maravilloso rol de las puericultoras, palabra que desconocía totalmente y me sonaba a algo de jardinería. De esta ayuda tremendamente importante te enteras por conocidos, en mi caso por compañeras de la vida generosas a quienes les debo todo, acudieron a mi socorro (Carolina y Mariela).

Parece que las nuevas generaciones estamos perdiendo el tabú de hablar de algunas cosas, del dolor, del cansancio, del hormonazo. Parece que hace unos años si la madre se quejaba eso la hacía mala madre, ella debía soportar estoica, sonriente y que nadie se entere. No sólo atender a su demandante crío, sino a sus demandantes familiares y marido. Por suerte los tiempos cambiaron, podemos expresar esos sentimientos, pedir ayuda, dividir tareas. No está mal hablar del posparto, incluir al padre en los aspectos relativos al embarazo, parto y posparto, ni hablar en la crianza.

El objetivo de este artículo es hablar de algunos casos de padres y madres youtubers que rompen un poco con estereotipos y reflejan una realidad más matizada que las publicidades de artículos para bebés y programas del tipo “Mi bebé” (recuerden allá por los noventa en Utilísima). De a poco en la TV vamos viendo papás cancheros jugando con lxs niñxs, pero la madre es la que les da el remedio, les lava la ropa, les lava las manos, en fin. Falta mucho. Estas construcciones son muy estancas y va a llevar tiempo moverlas. En las redes sociales nos encontramos con diversas expresiones que nos aportan ideas fuera de esos bloques machistas y superficiales.

Casos en redes

En las redes sociales hay numerosos casos populares de padres que comunican sus experiencias y las actividades que hacen con sus pequeñxs. Uno de ellos es “Que chucho manucho”, que con su hija Juana hicieron un video que se viralizó en donde la niña manifestaba su gusto por la cumbia, a este le siguieron varios más con la temática de la música (la nena haciendo caras mientras el papá toca una canción, bailando en el auto y demás). Son videos en donde se los ve divertidos al padre y la hija, sin más, sin enseñar nada, sin dejar una moraleja. Es raro, ¿no? Sin moraleja, sin mensaje profundo, sólo los vemos reír, cantar, interactuar. Simple, directo, viral.

Otro caso es el de Nico Braun, creador de “Ser Padre es medio una poronga” y que ahora se llama “De Nico Braun Show”, desde la publicidad que hizo para un banco muy conocido cambio el nombre de su canal de Youtube, se ve que “poronga” no era muy comercial. Nico es actor de stand up y el contenido que realiza es humorístico basado en sus experiencias personales como padre. Trata temas como salidas, cumpleaños, crianza, alimentación, siempre desestructurando y poniéndole un poco de aire a tanta tensión que supone ser padre (lo entiende doblemente bien, ya que es padre de gemelas). Incluye en su segmento las opiniones de sus seguidores, a veces participan sus hijas y su esposa, también él haciendo de psicólogo/especialista cuando se trae alguna teoría que hable sobre el tema.

A pesar de que en el segundo caso se trata un tema específico por segmento, no hay una bajada de línea ni una moraleja, es compartir una mirada sobre la paternidad, su mirada. Lo que creo interesante de estos dos casos, es que son experiencias personales compartidas, no hay generalizaciones, no hay una enseñanza desde un lugar estructurado de saber. La postura es contar y mostrar, ventana abierta, te muestro mi casa y mis respuestas a determinadas situaciones, no juzgo si es bueno o malo, tampoco te digo que lo hagas.

“It baby it” y “Mon petit glouton” son páginas de cocina gourmet y sana para bebés, otro campo inexplorado por los medios tradicionales y la publicidad. Se parte de la base de que el/la bebé es un ser pensante, con sentimientos y que está bueno agasajarlx con una comida diferente, elaborada. El/la pequeñx no habla, se expresa mediante gestos, pero no por ello le vamos a dar todos los días de comer lo mismo (¿total no se da cuenta?), siempre la misma papilla, los tiempos cambiaron y los padres y madres también. Se cuestionan la cantidad de avisos publicitarios que circulan, donde lo prefabricado parece una buena alternativa (¿fácil y sana para nuestrxs hijxs?), ahora las madres y padres en los nuevos medios sociales llaman a “ponerle onda”. No cuesta tanto dinero ni tanto tiempo comer sano y darle comida casera a lxs peques.  

El rol de la mujer tiene una vuelta diferente a la propuesta de las publicidades y mensajes en los medios tradicionales, en estos casos, son madres que cocinan pero es su trabajo profesional, ambas “youtubers” saben de vitaminas, de cocina, están formadas, publicaron libros, van a capacitaciones, estudian, no están en el rol de madre ama de casa que cocina contenta. La propuesta está dirigida a la familia que no tiene tiempo, que hace malabares para tratar de elaborar algo sano y rico para todxs, pero además para usar el tiempo valioso con nuestrxs hijxs, jugar, estar disponibles para ellxs.

Otra propuesta es “Danila Chepi”, se hizo muy conocida por un video donde su hija enumera las palabras que no debe repetir en la escuela ni en su casa (“boludo”, “pelotudo”, “que cagada”, va enumerando la niña). El efecto cómico está en que la madre, que es actriz, hace gestos mientras la niña repite lo que no debe ser nombrado, “la mala palabra”, y le recuerda que esas palabras no son para decir en la escuela, la casa, porque “Papá Noel la está mirando”. En otros videos de su canal en Youtube se ve todo el tiempo la interacción con la niña en situaciones graciosas, actuando, cantando, pero es la mirada de la madre sobre un tema. Es similar a lo que hace Nico Braun, en cada capítulo tratan un tema o una situación, pero los videos de ella son más breves y menos guionados, son más espontáneos (ventana abierta).

Al analizar estos casos, que considero presentan a niñxs en medios sociales de manera respetuosa (no se burlan de ellxs), también debemos llamar la atención sobre ejemplos más extremos, donde se presenta pequeñxs cayéndose, dándose un golpe, llorando o sufriendo, como el caso extremo de la pareja estadounidense a quienes se les quitó la custodia de sus hijxs. Esta pareja es responsable de un canal de Youtube (DaddyOFive), donde humillaban a sus hijxs haciéndoles bromas muy pesadas, se lxs ve sufriendo, esto también es viral. Es decir, tenemos contenidos muy diversos en relación a la paternidad/maternidad en los medios sociales, hay contenidos que se hacen virales porque cubren aspectos que interesan a nivel conocimiento (“It Baby It”, “Mon Petit Glouton”), a nivel experiencias de crianza (“Nico Braun Show”, “Que chucho manucho”, “Dani La Chepi”), que respetan a sus hijxs, se nota que fueron contenidos que surgieron de manera auténtica, gustaron y se viralizaron.

Cerrando un poco el tema de los padres y madres en los medios, se puede decir que Youtube, Facebook y demás medios sociales son nuevas ventanas para que las personas se expresen, no todo es bueno y el límite de hasta dónde exponemos a lxs niñxs no está claro todavía. Lo que me parece valioso es que se pueden armar contenidos alternativos a los de los medios tradicionales y construir nuevas miradas y roles. En los casos que citamos, se ven padres y madres haciendo lo mejor que pueden y mostrando eso, es su mirada, su forma de resolver determinadas situaciones. En la práctica unx se encuentra también como padre en esta constante construcción, entre ser Montessori y regalos de navidad, entre agroecológico y delivery, se va armando un poco el camino como se puede, prueba y error.

Print Friendly, PDF & Email