Grupo de Teatro Simbueltas de San Miguel

Por Carolina Amarilla

Ficha artística

Obra: Arritmia de Daniel Giacometto
Grupo Simbueltas – San Miguel
Elenco: Graciela Pérez y Stella Testa
Dirección: Fernando Armani
Musicalización y técnica: Sebastián Pérez


Arritmia es una comedia dramática que presenta la historia de dos ancianas, Ana y Ana, abandonadas en un geriátrico municipal. Una de ellas está convencida de que son víctimas de un intento de homicidio por parte de las enfermeras. A partir de esa sospecha intentan descubrir, bajo la sombra de un recóndito lugar del geriátrico, cuál es la medicación que reciben y qué atenta contra sus vidas.
Esta obra invita a la reflexión sobre tópicos como el abandono, la soledad, los sueños no cumplidos, la añoranza del pasado, interpela al espectador evitando los golpes bajos, por el contrario, la obra trabaja estos tópicos recurriendo por momentos al humor que hace reír al espectador a carcajadas pero también esos momentos inmediatamente se tornan confusos, sombríos y hasta agonizantes reflejando de alguna manera el funcionamiento de las mentes de estas dos mujeres.
Por sobre esta historia encontramos algo sumamente valioso: las actuaciones que se imponen y logran conformar un espacio íntimo que se comparte con el espectador y, la puesta en escena: la historia transcurre en un gallinero oscuro y abandonado del geriátrico.
Sobre el Grupo Simbueltas, la obra, el proceso de producción y sus posibles sentidos hablaron las protagonistas: Graciela Perez y Stella Testa.

¿Cómo se conformó el Grupo Simbueltas? ¿Dónde se conocieron?
Stella: Comenzó como un sueño, el año pasado un día en pleno verano, la llamo a Graciela y le digo que tengo una obra de teatro que me gustaría trabajar con ella. Solo habíamos trabajado juntas en una obra anteriormente así que no nos conocíamos. El mismo día Graciela me dice que le gusto mucho. Para mi fue bárbaro porque quería trabajar con ella, y empezamos a trabajar y viajar en esta obra juntas sin dirección y a partir del segundo encuentro de trabajo, perdimos la identidad y comenzamos a llamarnos Ana y Ana como los personajes de la obra.

¿Qué las llevó a decidir incorporar un director? y ¿cómo se pusieron en contacto con Fernando Armani?
Graciela: Fue algo raro. A mí me gustó mucho la obra y a pesar de que trabajábamos las dos solas no queríamos ponerle nuestra impronta, necesitábamos un director. En ese momento Stella cursaba la Diplomatura de Autogestión teatral, a cargo de Fernando Armani, y le preguntó a él qué posibilidades había de introducir la obra, llevarla a los alumnos de la Diplomatura bajo la guía de los docentes para ver si alguien nos dirigía. Armani me comenta que justo ese año en particular los alumnos trabajarían con obras de teatro clásicas. Pero él ofreció su ayuda así que nos pidió el guión para ver si le gustaba. Rápidamente le dimos una copia de la obra, y le gustó.
Cuando empezamos a trabajar con Fernando ya sabíamos la mitad de la letra de la obra, lo cual facilitó las cosas ya que se le dificulta empezar a dirigir si el actor no se sabe la letra. Así que lo elemental ya estaba.
Stella: Y a partir de ahí, como somos dos mujeres sin vueltas, nació el grupo y dijimos ya no podemos volver marcha atrás, vamos a hacerlo sin vueltas y quedó Simbueltas.

O sea que la obra estuvo antes que se conforme el grupo
Graciela: Sí, fue un proyecto inicial de Stella, ella tenía la obra y a partir de ahí me convocó a mí y después ambas lo sumamos a Armani que por suerte le gustó el proyecto. A partir de ese momento se conformó el grupo de trabajo y después integramos al técnico, mi hijo, Sebastián Pérez. Si bien conformamos una cooperativa entre Stella, Fernando y yo, formamos un grupo de trabajo muy lindo. Somos dos mujeres adultas que tenemos nuestras personalidades, no nos conocíamos mucho, trabajar con alguien de la familia tampoco es fácil, por eso esta obra fue un desafío en todos los sentidos.
Stella: El técnico es fundamental en la obra, Sebastián musicalizó la obra, con algunos efectos, porque un actor se puede saber la letra, componer un personaje pero ese personaje tiene que habitar en algún lado, entonces cuando el Director crea un mundo en donde el actor puede manifestarse, volar, andar y si a eso le sumamos la música y los efectos el círculo cierra.

Y más allá del éxito de Arritmia que vienen presentando desde el año pasado, ¿están trabajando en un proyecto nuevo? ¿Tienen pensadas otras producciones o siguen centradas en esto?
Stella: Actualmente estamos participando del 3º Festival Nacional de Teatro en Luján, donde se presentaron 106 obras de las cuales quedaron seleccionadas 13 obras para este Festival, y una de esas 13 es Arritmia y para nosotras simplemente con haber sido seleccionadas con este pequeño proyecto de las dos, sin dejar de lado a Fernando Armani ni al técnico, es un sueño y ya nos sentimos ganadoras.
Graciela: El día del estreno, teniendo en cuenta los nervios propios de un estreno, la sala estaba llena, si bien utilizamos la mitad de la sala porque es una obra muy intimista, muy gestual y queríamos que la gente la vea bien. Cuando terminó la obra se apagaron las luces, nos apretamos las manos y cuando se prendieron las luces, el público empezó a ovacionar de pie y nosotras nos fuimos corriendo al camarín y dejamos al público solo. Al día siguiente el director nos pregunta por qué hicimos eso, y esto pasó porque nosotras no esperábamos que en un estreno pase eso, nosotras ese día nos habíamos ido al camarín a llorar, Yo en lo personal, comencé a hacer teatro en el Centro Cultural de la UNGS no hace tantos años y nunca me había ido tan bien en una obra. No estábamos preparadas para el éxito, no se trata de soberbia, simplemente no supimos manejarlo. Al otro día por Facebook tuvimos que aclarar que no pasaba por faltarle respeto al público, era tanto que no supimos que hacer con eso. Con Arritmia pasa eso, nos ha dado muchas satisfacciones, participamos del Festival de Pirología en Villa Ballester, estuvimos en Polvorines, Devoto, el año pasado presentamos la obra en Paraná en el Centro Cultural La Hendija. Y ahora a fines del mes de mayo hacemos la apertura en el Festival del Cono teatral.

Con tantas satisfacciones dan ganas de seguir trabajando con Arritmia entonces…
Graciela: Nosotras venimos de la rama de la actuación nunca producimos pero sabemos que no es fácil, nos hemos anotado en muchísimos festivales que no fuimos seleccionadas, hemos hablado con muchas salas a las que no podemos ir, porque las salas de Capital que no son subsidiadas cobran un seguro y uno hace esto sin fines lucrativos porque se sabe que del arte no se vive y a veces nos cuesta mucho pagar el seguro de una sala, entonces este proceso va muy despacio, llevamos 13 funciones hechas y no son tantas, una obra para saber si es un éxito o no tiene q hacer muchísimas funciones, por eso vamos despacio disfrutándola. Nosotras nos seguimos tentando cuando nos juntamos a transitar el guión después de un año. Más allá de los resultados la hacemos porque nos gusta y si hay un espectador la disfrutamos igual porque disfrutamos lo que hacemos.

¿Cómo describen ustedes la obra Arritmia?
Graciela: Ana y Ana son dos mujeres olvidadas en un geriátrico y generalmente en la realidad pasa eso. Esta obra toca una cuestión social, el olvido a nuestros ancianos que duele mucho. La soledad y el abandono le pegan a cualquiera.
Stella: Se vive la soledad, nos ha pasado que siempre hay un espectador que nos comenta que la obra le ha llegado de una manera diferente, tanto mujeres como hombres se emocionan porque siempre hay algún familiar que queda destinado a ese lugar.
Graciela: Esta obra habla de dos mujeres abandonadas. Una de ellas a partir de ese abandono familiar y del temor sospecha que las enfermeras la quieren matar con la medicación que le suministran. Esa medicación que en la realidad se les da a los ancianos en el geriátrico que los hace dormir y a veces no saben si sueñan o si están durmiendo. Y es lo que les pasa a estas dos mujeres que les cuesta separar la realidad de lo que ellas creen que son pesadillas y a partir de eso ellas hacen cosas para descubrir qué es lo que las está matando. Se necesitan una a la otra y se eligieron dentro del geriátrico para irse a un lugar abandonado del lugar, un gallinero donde el abandono es tal que ni siquiera hay gallinas, y se van encontrando a sí mismas con su secreto que después al final de la obra se devela.

En el Facebook del grupo compartieron una nota que la Revista Ñ le hizo a la dramaturga argentina Griselda Gambaro y tomé un fragmento de la nota donde ella habla de la función del teatro donde sostiene que: “El teatro es un arte profundamente implicado en lo social un teatro que sirve es un teatro no elitista ni demasiado críptico ni superfluo, un teatro en el que quien vaya a verlo reciba un destello que lo ilumine, placer ideas o imágenes que lo enriquezcan aunque sea mínimamente, porque si el teatro no es así entonces no sirve para nada”. Me gustaría saber qué opinan sobre esto.
Graciela: Es así. Esta obra tiene un mensaje social, y el teatro tiene que mostrar eso. Si el espectador cuando termina de ver una obra sale y solo está pensando a donde va a ir a comer quiere decir que la obra no le dejó nada. Yo una vez dirigí una obra en la que no me importaba si la gente la entendía pero lo que sí me importaba es que se quedaran pensando y siguieran hablando de la obra. Si uno como director o como actor logra que el otro se quede pensando, estoy haciendo teatro, algo transmití. El espectador es indispensable en el teatro, para que haya teatro tiene que haber un actor pero también un espectador a quien transmitirle algo, pero ese algo no necesariamente tiene que ser lo mismo para todos los espectadores.

Por último, ¿cómo ven hoy el teatro de la región?
Stella: Para mi le falta fuego, más movimiento. Yo he estado trabajando en el grupo estable del Teatro municipal “Leopoldo Marechal” que representa a San Miguel, pero lamentablemente ya no veo lo que sucedía 15 años atrás en ese Teatro.
Graciela: Yo no coincido tanto, por ahí tengo otra opinión por el hecho de que hace poco que hago teatro por ahí desconozco muchas cosas y algunas son nuevas para mí, pero yo veo que en esta zona en particular hay muchos grupos de teatro se hace mucho teatro, tal vez falten espacios para que estos grupos expongan su trabajo.

Fotos cortesía del grupo de teatro Simbueltas https://www.facebook.com/simbueltas
Muchas gracias a Graciela Perez y Stella Testa.

Print Friendly, PDF & Email