Entrevista a otra revista: Balletin Dance

Por Oriana Belén Racciatti

Veintitrés pasos atrás llegaba vestida de blanco y negro “La Revista Argentina de Danza”. Sus mentores Agustina Llumá, Diego Llumá y Martín Goyburu se reunían en 1994 para conquistar un terreno incierto y desconocido, como lo es para muchos, el arte del movimiento. Aunaron sus esfuerzos y le dieron forma de noticiero gráfico para poder así, informar la realidad de este lenguaje en nuestra patria. En conmemoración de su nuevo aniversario, revisamos la trayectoria de Balletin Dance.

En ese tiempo lo más moderno era un fax y, sin embargo, tejían redes nacionales e internacionales con distintas instituciones y publicaciones relacionadas con la danza. Para 1998 su formato en papel ilustración pasaba a tener una pizca de color en sus tapas. A partir de allí, mes a mes, cada una de ellas, sería una obra de colección por su belleza en cuanto a composición y estética. Con diferentes reconocimientos, premios y distinciones cada año afirmaba ser “La Revista de Danza” con mayúsculas.

Hacia el 2006 el espectro de influencia de Balletin se amplió hacia el sector editorial. La propuesta se orientó hacia la realización de un título al año con el objetivo de suplir las necesidades del campo en cuestión. Como bien nos cuenta Agustina Llumá “lo que ya está, está”. No se realizan traducciones sino que existe una “obsesión” por ofrecer un servicio para la comunidad de la danza. Cada libro tarda entre dos y tres años en publicarse desde que está el manuscrito original terminado: “El proceso que llevamos adelante en nuestra editorial es lento respecto a la competencia pero se debe al análisis que realizamos para que sea un producto único”.

Danzaron por sus páginas, nobles y consagrados de todos los tiempos y géneros, cumpliendo con su principal objetivo el “derecho a la información” Con aparición mensual, Balletin ha logrado integrar desde el 2008 la base internacional de datos EBSCO (Estados Unidos) que le sirve como material de consulta a todo el campo de investigación. El contenido que se comparte en cada entrega trasciende el periodo temporal en el que transcurre. El trabajo incesante que realizan periodistas y licenciados en comunicación, todos ellos con una marcada influencia en la danza, denota su compromiso y sensibilidad para que cada línea sea una construcción de hitos históricos que se extiende a lo largo de la biblioteca de Balletin como un gran legado.

Más allá de la completa colección que se encuentra en la calle Adolfo Alsina en CABA, se pueden visitar las bibliotecas de las escuelas de danza pertenecientes al Gobierno de la Ciudad, la del Congreso y todas las bibliotecas nacionales para conocer los números anteriores. Allí se encuentran no solo las revistas sino también varios de los libros editados por Balletin. En las casas de indumentaria e institutos de danza de la ciudad de Buenos Aires se puede acceder de manera gratuita a las publicaciones mensuales para hacer una recopilación propia. Los libros se pueden comprar por internet o personalmente en el departamento que se encuentra en la ciudad.

En la actualidad cuentan con dos páginas web. La primera quedó a modo de archivo donde se están cargando las primeras revistas. La nueva, por su parte, contiene las notas digitalizadas y un directorio con geolocalización de los distintos espacios que publicitan. Este tipo de financiamiento es el que permite a Balletin salir a la calle de forma gratuita y garantizar  el acceso a cientos de interesados. Asimismo, se convierte en una guía de maestros, espacios, salas de ensayo, fotografía y médicos especializados; todos los datos de interés para la vida de una persona dedicada a la danza.

Durante el 2005, el equipo Balletin consideró importante la apertura de un espacio de formación orientado a la actualización docente. Desde entonces de la mano de Alicia Muñoz, docente universitaria en danza, otorga cursos de pedagogía en la danza. Muñoz casi como un proverbio dice “no es tirando de las piernas de nuestros alumnos es cómo vamos a formar un bailarín, sino alimentando sus raíces”.  A través de tres encuentros consecutivos se realiza un recorrido por los aprendizajes significativos, su planificación y evaluación. Dichos cursos no otorgan puntaje docente pero sí han sido premiados por el Conicet. En ellos participan docentes de danza, gimnasia o de escuelas primarias de todos partes del mundo ya que se realizan en dos modalidades: presencial y a distancia (que solo requiere una pantalla con conexión a internet). Alicia ha editado tres títulos que acompañan el trayecto didáctico: Cuerpos Amaestrados Vs. Cuerpos Inteligentes, Caos o Planificación  y La evaluación, mucho más que poner una nota.

La vinculación internacional tuvo lugar desde el primer número, permitiéndole a Balletin ser la vidriera de lo que sucede en nuestro país ya que, lamentablemente, no es reconocido mundialmente el trabajo con la danza que se realiza localmente. Agustina Llumá recuerda el auge artístico del bailarín Julio Bocca, quien en su momento compartía un carisma similar al que impartía el jugador de fútbol Maradona. “Donde él se presentaba era símbolo del nacionalismo. Todo el mundo sabía quién era y de dónde era. Si bien hoy tenemos primeras figuras en todo el mundo lo que hizo Bocca fue mostrar un patriotismo exorbitante. Donde era él, era Argentina”.  La época dorada de las grandes instituciones y figuras de la danza ha quedado en la historia. Por ello, Balletin insiste en que se conozca la producción local y los diferentes talentos que integran la escena. Asimismo, esta relación contribuye a participar de la agenda mundial y, así, ser parte de una bolsa de trabajo cosmopolita.

Revistas especializadas en el tema existen cientas, que aparecen y desaparecen, de acá y también de allá. Pero es conocido para los que integramos este campo cultural lo difícil que es apostar a un arte que no posee financiamiento propio, ni representación federal. Pese a todo, el equipo de Balletin ha forjado honestamente un precedente en el periodismo de la danza. Ha construído un público interesado en conocer las novedades y ha generado un espacio cuidado de difusión para quienes dedican su vida a este lenguaje. Se trata de una publicación independiente a la que le sobran motivos para celebrar porque ha sobrevivido a varias tormentas y ha prevalecido en sus líneas la información.

 

Print Friendly, PDF & Email