Elda Broglio

Por Paula Corsich

Me recibió en su casa-estudio en el barrio de Coghlan. Junto a un gran libro de los Beatles, cuadros y plantas arrancamos una entrevista con anécdotas, reflexiones y risas. Presento a Elda Broglio, también conocida como Mel, quien es una ilustradora y diseñadora argentina que defino como inquieta, social y colectiva.

Su recorrido como artista comienzó desde muy chica, arrancó en Puan con Artes Combinadas, pasó por Bellas Artes (UBA), estudió fotografía (FADU), es Diseñadora Gráfca (FADU) y estudió en la Escuela de Artes Visuales de New York.

Elda me cuenta que en sus producciones hay marcas e lo cotidiano: “Siempre te ves influenciada. El vestido de una amiga, los colores de un sweater de otra. A veces produzco “sin pensar” pero siempre se filtra, inconscientemente, se van mezclando”.

Es una persona que se mantiene activa y actualiza su vocación creativamente en talleres de dibujo, en uno de ellos conoció a Silvia Mato (ilustradora) y hoy es parte
de sus influencias al igual que Julián Gato. “Fui docente de algunas materias de la Fadu y conocí a otras personas que también me inspiraron”, me cuenta.

En su carrera profesional, siempre trabajó en estudios de diseño, “Yo trabajo en animación a pesar de que yo no animo, porque generalmente cuando entras a un
estudio está bastante separado de los que animan de los que ilustran”.

Hablamos de su paso por Plenty (estudio de diseño y animación) y particularmente el proyecto titulado “GOOD BOOKS: We Need To Talk About Alice” (Buenos libros: Tenemos que hablar de Alicia.) Donde Mariano Farías (actual director del estudio) confió en Elda para llevar a cabo la dirección de arte del proyecto. “Un proyecto muy lindo, súper largo, complicado, las técnicas eran difíciles… y empecé a Ilustrar. En Plenty me dieron la posibilidad, yo tenía ganas, había planteado que quería dibujar.”

Elda se encuentra trabajando de manera freelance (trabajar desde tu casa); este modo la habilita a juntarse con otros artistas y tiene mayor tiempo para sus
producciones.

En cuanto a la técnica, nos cuenta que “en el último año estuve haciendo casi todo digital, solo hago bocetos en lápiz, los paso a la compu y todo lo hago en digital si
es un trabajo por encargue.” Por otro lado, las elecciones de materiales para producciones personales “usar de todo”.


LAS ILUSTRACIONES ATRAVESADAS POR ARMONÍA Y RITMOS.

Estudió música al igual que sus padres (que a su vez son médicos): “Cuando era chica quería hacer música, soñaba con hacer videoclips…” me relata mientras sonríe. “En la secundaria fue cuando dejé de lado la música y me reencontré más tarde en la facu con un taller que conocí a muchas chicas y formamos un grupo, La Colmena, donde todo es autogestionado”. Elda presenta a su grupo como “un ensamble musical de mujeres que funciona de manera cooperativa. La relación entre las dieciséis mujeres que componen el grupo es horizontal, no tenemos director. Nuestras decisiones son democráticas, todo se elige en grupo, todo se vota, se discute, tenemos nuestras reuniones organizativas “eternas”. El hecho de que seamos todas muy diferentes entre sí, nos ofrece pluralidad y cada una se dedica a un aspecto específco, hay algunas que tienen una dedicación completa a la música, vestuario, maquillaje, hay una artista plástica también. Yo hago la parte gráfca. Somos un grupo ecléctico, heterogéneo que tiene diversos perfles de donde aprendemos muchísimo una de la otra.”

COLECTIVO ILUSTRADO

Elda pertenece al equipo de Anuario de Ilustradores, fue Agustín Sciannamea (su profesor de morfología FADU, cátedra Longinotti 2007) quien la invitó a participar. “En los proyectos colectivos podés lograr cosas maravillosas, podés crear cosas que solo no podrías hacer, o tal vez serían complicadas y aburridas. En esta sociedad lo colectivo está muy subvalorado. Existe un intercambio, aprender de las diferencias,
conocer otros artistas; una red de personas que te puede contener, ideas todo el tiempo y divertirte haciendo cosas que te gustan”.

Elda apuesta a los proyectos de formatos colectivos y está convencida de que es la “manera de sobrevivir en el mundo de hoy, generando estos espacios”. Propone
un rol del diseñador colectivo: “En esta época es fundamental, nuclearse y trabajar en conjunto”

ENREDADA SOCIAL:

Elda no se pierde una red social y las categoriza: “soy muy activa en las redes sociales, tengo todo” nos cuenta sonriendo. De un perfl más profesional tiene el Behance y el Tumblr además de Snapchat, Instagram, Twitter, el cual defne como “para escupir una oración”, y Facebook :“ lo que tiene de interesante para mí, que
te provee de otras herramientas, se arman debates “eternos” que no llegan a ninguna conclusión porque además es imposible debatir si no tenés la otra persona hablando porque no sabes cómo te lo está diciendo o en qué tono. Yo me di cuenta que a veces uno tiene que aclarar lo que dice. Se puede criticar de mil formas pero a su vez está bueno, por ejemplo, lo que pasó con la protesta en defensa de la educación pública en FADU. Yo en ese momento estaba haciendo un trabajo “súper comercial” y dije: “tengo que hacer esto y lo hice”. Elda presentó en sus redes el afche FADU DE PIE.

En este punto destaco su perfl comprometido político y social con ilustraciones propias. Realizó un afiche con la consigna de Ni Una Menos asimismo existen proyectos para una concientización sobre el cáncer de mama.

LA ILUSTRADORA QUE TRABAJA PARA LA EMPRESA Y LA ARTISTA SIN RESTRICCIONES

Con una posición que promueve la igualdad de la mujer en la sociedad nos cuenta que a su vez hace ilustraciones para revistas que se catalogan como “revista femenina”: “a veces te pasa, siendo diseñadora gráfica, siendo ilustradora… te pueden llamar de medios con los cuales no estás al 100% de acuerdo con las ideas
que proponen. Por otro lado, sé para qué empresas no trabajaría nunca. Para Monsanto, por ejemplo”.

“Sin embargo en las ilustraciones para una “revista femenina” a mí me permite, dentro de ese imaginario exponer otro modelo de mujer. Los dibujos que yo hago de las mujeres no son el modelo de “mujer de photoshop” que vas a encontrar en un local de ropa de interior.” Me confesa que siempre dibujó lo que quiso, sin bajada de línea. “Si quisieran un dibujo de una mina “esquelética, no me llamarían”, concluye.

En cuanto a proyectos, reflexiona: “Sinceramente hay que ver qué pasa con el país… con el día a día. El año pasado yo sentía que había una estabilidad mucho más tranquila para la planifcación… y este año me desayuno con cachetazos.”

Está la idea de formar un espacio común de trabajo al cual van a pertenecer un equipo de artistas, diseñadoras e ilustradoras. En principio descarta la posibilidad que funcione como estudio de diseño, lo propone como “un espacio de trabajo en grupo”. Por otro lado profundizar una serie de ilustraciones que empezó el año pasado, está la idea de una muestra: “tengo ganas de trabajar en formatos grandes, pintados”. “Trabajar con la temática de la mujer me interesa mucho, espero encontrar comitentes interesantes, va apareciendo te van llamando”. “Seguir con el anuario , la colmena y producir. Seguir trabajando de lo que me gusta.” Concluye sonriendo.

Print Friendly, PDF & Email