Editoriales emergentes

Por Paula Corsich y Lucía Sordini

Las primeras editoriales independientes surgen en la década del 50 y se van asentando en nuestro país en forma muy paulatina. En los últimos 10 años las mismas han proliferado, abarcando ampliamente la zona del Conurbano bonaerense. Este fenómeno, encadenado con grandes cambios ligados a la industria del libro en un contexto sociocultural, está caracterizado por las transformaciones diversas en la cultura literaria y en el régimen de circulación y la apropiación de la palabra escrita, marcado por la hipersegmentación de los mercados. Estas editoriales permitieron también la ampliación del público productor (que supera notoriamente la ampliación del público lector). En este sentido, la segmentación de la demanda se corresponde con una fuerte diversificación de la oferta y las pequeñas editoriales que publican narrativa son un síntoma de este proceso. Provocando a su vez cambios sustanciales en los regímenes industriales y comerciales de existencia y circulación de lo literario, que establecen toda una serie de tensiones con las formas tradicionales de pensar a la industria editorial.
Al utilizar el término “editoriales independientes” referimos a pequeñas o medianas empresas que se distinguen por su imaginación y dinamismo, su gran capacidad para optimizar y rentabilizar recursos y, en particular, por su decidida apuesta cultural por encima de cualquier interés estrictamente comercial. Lo hacen por su calidad, por la convicción de que realizan un aporte a la sociedad y a sus autores, como también por la satisfacción de publicarlas y enriquecer su fondo. Lo que nos interesa de estos emprendimientos es el uso de la creatividad como insumo para la generación de comunidades de lectura. La maximización de los recursos disponibles se expresa en la organización y participación de las editoriales en eventos, convocatorias, lecturas, ferias y demás instancias donde las comunidades de lectura estructuradas en torno a este circuito de pequeñas editoriales se actualizan en la interacción cara a cara. Contribuyendo a la conformación de lo que el sociólogo Vanoli denomina “el desborde de la escritura por la sociabilidad”.
La sensibilidad de estas editoriales y el espíritu emprendedor y aventurero que recoge la figura tradicional del editor, las distingue de aquellas editoriales que funcionan como expendedoras de servicios de edición y generan lucro en base al deseo de publicación de sus autores, sin establecer ningún “filtro de calidad”. Es así que el parámetro de los usos de la creatividad que despliegan estos proyectos resulta mucho más productivo para su clasificación que su supuesto grado de “independencia”.
En estas editoriales la decisión de qué editar la toman los editores y no el departamento comercial. Los editores independientes, comprometidos con el rol cultural de su oficio, son muchas veces también agentes culturales. Ese compromiso, ajeno al ánimo de lucro, caracteriza infinidad de editoriales independientes. Generan la puesta en práctica de un tipo de activismo cultural donde la escritura y la edición se solapan. Son ellos los agentes por excelencia de la bibliodiversidad, garantes de la pluralidad y la difusión de las ideas, los verdaderos actores y defensores de esta diversidad cultural adaptada al libro.
La vocación del editor independiente es fundamentalmente cultural, sólo así es posible entender que sus catálogos se nutran de jóvenes autores, de textos poco comerciales, de contenidos exclusivamente culturales, o de ediciones en ningún sentido convencionales, huyendo siempre de la “bestsellerización” del libro.
Otra característica es el principio de solidaridad y colaboración que predomina entre editores y asistentes. El editor tiene la potestad para intervenir los textos que se dedicará a publicar, su independencia con respecto de la puesta en circulación del producto en la librería, el control financiero de la publicación y, a veces, la iniciativa en la elaboración de proyectos de publicación, para lo cual puede convocar a diferentes autores.
En esta primera parte de la nota presentamos a Oscar Fortuna, que lleva adelante el proyecto de la editorial, ubicada en San Martín, en conjunto con un grupo de profesionales

Entrevista: Oscar Fortuna de Editorial Imaginante

Fecha: 22/06/2015

Oscar Fortuna, escritor, editor, dueño de una editorial? Cómo te definís mejor?
No tengo una definición acabada, ya que me gusta siempre explorar nuevas ideas, generar proyectos e investigar nuevas propuestas y conocimientos para seguir creciendo. Se puede decir que soy una combinación de todo lo que decís: primero fui escritor (comencé a escribir en mi adolescencia poesías, luego cuentos y hace poco publiqué mi primer novela), luego me recibí de editor en la UBA y finalmente cumplí mi sueño de gestionar mi propia editorial. En lo que más dedico tiempo ahora es en editar, pero me gustaría tener más tiempo también para escribir, dibujar, pintar, hacer grabados, malabares, etc.

En el 2006, ¿Cómo surge el proyecto Editorial Imaginante?
En el 2006 se concreta el proyecto, su surgimiento data de muchos años atrás, ya en la secundaria (mediados de los ´90) mi pasión era la literatura y los libros e Imaginante era el apodo que utilizaba para escribir. Terminé la secundaria y mi vocación seguía intacta, por lo que vine a Buenos Aires, a estudiar la carrera de Edición. En una feria independiente de libros intercambié libros artesanales con otra autora que resultó ser dueña de Editorial Leviatán, allí comencé mi carrera como editor pasando por todos los puestos de la cadena de desarrollo editorial (cosa que agradezco mucho haber hecho, ya que me permitió conocer en profundidad todo el proceso) y cuando me sentí listo para empezar por mi cuenta fundé Imaginante.

¿Cuáles fueron las primeras publicaciones?
Las primeras publicaciones fueron la revista “Monserrat Cultural”, que me permitió tener un ingreso mensual, y la publicación de libros de poesía de amigos, que con ayuda del boca en boca facilitó el crecimiento de Imaginante como editorial de autores independientes.

¿Cómo se relaciona la editorial con el barrio? ¿Cuáles son libros más vendidos?
Intentamos que haya relación con el barrio, pero al no existir una red de entidades culturales donde apoyarse resulta difícil la difusión. De a poco nos vamos integrando con ACATREF y la gente del EMAC, con la intención de llegar a desarrollar proyectos editoriales en el futuro. Respecto a las ventas, ya que somos una editorial donde los autores pagan por sus ediciones, son ellos los que manejan sus ventas. El libro que más vendo es el mío (por la simple razón de que al ser el autor es más fácil venderlo) que se titula “Kailén en la senda del albatros”. Pueden conocer más del libro en www.facebook.com/KailenenlasendadelAlbatros

¿A qué público está dirigido? ¿Hay un perfil específico? (Catálogos)
No, el catálogo evoluciona según los pedidos de cada autor. La mayoría de lo que publicamos abarca la poesía y la narrativa. Luego le sigue el ensayo y la novela.

Las convocatorias le dan un perfil de diálogo y un papel activo de la editorial frente al público. ¿Con qué respuesta se encuentran?
Las convocatorias son una manera de llegar al público para dar a conocer la editorial y que lleguen a contratar nuestros servicios. Nunca hay que olvidar que más allá de la pasión y el gusto que siento por mi trabajo, la editorial es una empresa y como tal es fundamental tratar de conseguir nuevos clientes. Los autores responden muy bien a las convocatorias con la participación en los concursos.

E-book: ¿amigo o enemigo?
Voy a ser sincero, aunque suene mal: el ebook no me mueve un pelo. Me resulta indiferente que exista, aunque haya miles de artículos y seminarios y clases que lo glorifiquen y detallen las oportunidades de desarrollo tanto para autores como para editores y lectores. Crecí con el olor de los libros y la textura del papel no la puedo reemplazar por la pantalla. Se puede decir que en esto no acoplé a la moda, aunque si un autor me pide que le haga un ebook se lo puedo maquetar sin problemas.

¿Qué rol juegan las redes sociales en la circulación y distribución de los títulos?
Las redes sociales son un canal más de distribución, y rinden en tanto inviertas tiempo en ello. El tema es que hay que invertir MUCHO tiempo, o en todo caso contratar a otra persona para que se encargue de ello. Por el momento no cuento con el capital para que otra persona lo haga, y le dedico una media hora por día a la difusión por facebook, que a largo plazo rinde.

Hay pautas, corrección, diseño, ¿bajo qué criterios se lleva a cabo la edición?
Tenemos nuestro propio manual de estilo interno que fui desarrollando con la práctica. Cuento con tres correctoras freelance que se encargan de la corrección, cada una está especializada en un campo literario específico y eso me permite ofrecer siempre la mejor alternativa de edición para cada libro. Nuestro contrato de edición es la herramienta fundamental para pautar y desarrollar de forma simple y efectiva todo el proceso de edición sin sorpresas para el autor ni para el editor.

¿Qué postura presenta frente a la Feria del Libro?
Si tuviera los miles que piden para poner un stand, y luego los otros miles que se necesitan para habilitarlo, quizá participaría.

¿Cuáles son las propuestas para la segunda mitad del año?
Terminar la selección de la antología de poetas latinoamericanos y lograr una buena difusión y del proyecto para conseguir que más autores publiquen con nosotros. Somos la editorial que ofrece la mejor calidad y el mejor precio (lo sé porque siempre estamos corroborando la calidad de nuestro trabajo y servicio con el de otras editoriales del mismo ámbito, por ejemplo Dunken, de los cuatro vientos, autores de argentina) y nuestra meta es que cada autor quede plenamente satisfecho con su libro. Gracias a esto seguimos creciendo y desarrollando nuevos proyectos y colecciones, de las que esperamos seguir publicando cada vez más y mejores libros.

Más información

http://www.editorialimaginante.com.ar/
https://www.facebook.com/editorialimaginante
info@editorialimaginante.com.ar

Neuquén 3129, Villa Sáenz Peña,
Tres de Febrero, Pcia. Buenos aires.
De Lunes a Viernes de 10 a 12 y de 14 a 19 hs.

Print Friendly, PDF & Email