Discos independientes

Por Agustina Buscemi y Yamila Melgarejo

El sábado 23 de mayo estuvimos en la feria de discos independientes que tuvo lugar en el Centro Cultural Raíces de San Miguel. Tuvimos la posibilidad de conversar con Leandro, uno de los participantes del evento, quien nos brindó su visión sobre el consumo de música en la actualidad. También obtuvimos la palabra de Juan, organizador de la feria, que nos ofreció su mirada respecto a la importancia de defender lo independiente.

Las puertas del Centro Cultural Raíces se abrieron a eso de las 16:00 horas. La feria de discos independientes había comenzado y tanto organizadores como vendedores estaban a la espera de compradores interesados en llevarse aquello que tanto habían buscado. Cuando ingresamos nos encontramos con dos stands a nuestra izquierda: uno agrupaba tanto discos de sello independiente como otros salidos de grandes discográficas, mientras el segundo stand optaba únicamente por material independiente. A medida que avanzamos nos topamos con una escalerita que conectaba éste salón con otro que era casi del mismo tamaño. Allí había por lo menos cinco stands más que ocupaban la mayoría del espacio. En el lado izquierdo del salón, sobre un escenario improvisado, un DJ, su bandeja y un par de luces daban el sonido y color que el lugar necesitaba esa tarde.
De los cinco stands, el que más nos llamó la atención estaba casi en el centro de la sala. Nos acercamos hasta allí. En una modesta mesa de madera, cubierta por un mantel color lila, se hallaban unas diez cajitas negras, llenas de cassettes. En el extremo derecho, una caja más, pero con un montón de CDs prolijamente acomodados. Debajo de la mesa (tal vez por falta de lugar), casi en un costado poco visible, había una caja de cartón con no más de treinta vinilos, en la que solo se podía ver un disco de la fila. Era el primer álbum solista de Andrés Calamaro: Hotel Calamaro, del año 1984.
Seguimos un rato largo examinando todo lo que había en ese stand. Era casi imposible apartar la vista de los cassettes: The Beatles, Bob Marley, The Police, The Cure, Soda Stereo. Después de mucho pensar decidimos llevarnos uno. Pero justo cuando estábamos por comprarlo, Leandro, el vendedor, sacó, de una de las cajitas negras que estaba al borde de la mesa, un cassette que habíamos buscado desde hacía mucho tiempo. Nuestra emoción fue tremenda, y no era para menos. Intacto en su caja de acrílico, Colores Santos, obra maestra de Gustavo Cerati y Daniel Melero, parecía haber estado esperándonos, escondido y casi perdido en un mar de tesoros.
Conversamos un rato con Leandro y le preguntamos si era posible que nos brindara una breve entrevista ya que nos había interesado mucho su stand, porque presentaba la mayoría de material descatalogado y de bastante valor si se sabía mirar con atención. Accedió amablemente…

¿Cómo te llamás y qué estás haciendo acá en esta primer feria de discos independientes?; ¿Cuál es tu propósito acá?
– Me llamo Leandro, soy músico, tengo una banda, pero no vivo de la música aunque es mi pasión. Armo una feria ambulante de discos, gitana, que va a donde nos llamen. La idea es defender un poco lo que es el formato del álbum, por qué el primer tema es el primer tema y el último es el último, y bueno, esa cosa de hoy que es esta idea más romántica que práctica; pero que creo que los que vivimos toda esa etapa del cassette (yo tengo casi 40 años), salir con tu walkman, el disco, creo que está bueno, entrás de otra manera, el préstamo de “escuchá tal banda”, antes se compartía, era más un ritual para compartir con amigos. Y también tenemos vinilos para vender.

¿Vos sos el organizador, o sos parte del movimiento?
Leandro: Con Ezequiel que es mi socio hacemos esta movida hace ya un tiempo, en Pilar lo hacemos en una casa de tatuajes el segundo sábado de cada mes, vamos a recitales y ferias donde se arme la movida de gente que comparte cosas de esta magnitud, creo que esta bueno. Y contamos además con el apoyo de todos los feriantes que están hoy, incluyendo a su organizador, Juan Manuel Espinola.
De todo lo que tenés acá… ¿Cuál es el producto que más te gusta vender?
Leandro: Yo creo que la música es música, la alegría de ver a alguien como en su caso por ahí, que se llevan algo en este formato de acá; y si bien hay plata de por medio no vivo de esto, pero es un placer, y apunto a eso, a que alguien se lleve algo que cuando llegue a la casa lo vea y diga “¡Mirá lo que conseguí!”. A veces nos pasa que viene alguien y nos dice “¡Hace diez años que busco esto!” dárselo y verle la cara, es buenísimo; hace falta eso, más parte humana, hoy se especula mucho con todo, en internet hay unos precios desorbitados, así que es más que nada eso, que esté al alcance de todos, que todos tengamos acceso a los que nos gusta y no somos tantos tampoco, pero esta bueno encontrarnos en espacios así.
Vemos que también vendés Vinilos, ¿Qué pensás acerca de que hayan vuelto, creés que es un invento o que siempre estuvieron? Y teniendo en cuenta también a los cassettes, que ahora son un objeto de reliquia para tener en mano.
Leandro: Mira, los que empezamos a escuchar música en la década del 90 como en mi caso, cuando entró el CD fue como “Guau”; el sonido era más nítido, había muchos equipos y las bandejas que había en Argentina para escuchar vinilos eran muy viejas. Después en un tiempo se empezaron a hacer ediciones muy interesantes en vinilo, y que se vuelvan a conseguir cosas de otras épocas, bandas de los 80, y que se reediten me parece buenísimo. Me parece genial. Por ahí, al no ser masivo está pasando lo que hablamos hace un rato de la especulación, de los precios muy altos, pero en cuanto pase a ser más popular va a cambiar. Esta bueno también el ritual de la púa, del mirar, tener que dar vuelta, de que no sea el mp3, que me parece que por una cuestión más amplia; como por ejemplo, el decir “hay una banda en noruega que hace buena música…” es mucho más fácil de obtenerse en este formato, a diferencia del formato físico. Pero para lo que a uno le gusta, me parece que está genial tener el formato físico, es importante y no es lo mismo escuchar en mp3. La gente hoy ya no escucha el álbum entero, escucha más que nada temas sueltos y es más, hay confusiones con los temas y las bandas; y hay discos que están hechos para escucharse de principio a fin, como discos de Pink Floyd, de Mano Negra, están pensados de una manera y es importante apreciarlo de esa forma, es un viaje. Lo otro es como más de oficina, para alguien que está sentado escuchando algo de fondo. Pero cuando te sentas a apreciar la música realmente, es distinto.

Como coleccionista, ¿Qué diferencia encontrás entre CD y vinilo?
Leandro: Lo que hizo la digitalización fue pulir mucho. Con mi banda lo que grabamos primero fue en cinta abierta, y bueno en este formato es más complicado, es en una sola toma y no se puede cortar tanto como ahora por ejemplo con el pro-tools; pero el sonido es totalmente diferente. Es muy fino igual, por ahí para el común de la gente no se nota, pero para el que le gusta disfrutar de la música en profundidad y lo practica, se da cuenta. Obviamente no digo que una cosa sea mejor que la otra, si la gente quiere volumen y nitidez, el formato digital te lo da; pero el vinilo a mi parecer le da cuerpo, sobre todo en las guitarras, en las voces y se notan las cuestiones de la música en vivo, un trasteo, algo con la voz. También es más práctico lo digital, llevar 50 vinilos a lo de un amigo, no es lo mismo que llevar 50 CDs, jaja. Es un tema. De igual forma, hoy por hoy los vinilos nuevos suenan muy bien, y hay ciertas bandas que escucharlas en vinilos te cambia. El vinilo de Rage Against The Machine no es lo mismo que el CD. Esta bueno que exista la posibilidad de elegir entre todos los formatos, la música siempre es música.

Es la primera edición de la feria, ¿Te gustaría que siga, poder moverte en otros distritos, no sólo en el Gran Buenos Aires sino capital, y en otros lugares del país también?
Leandro: Algo como lo que se da hoy, que vengamos feriantes totalmente independientes, a poner lo que se nos ocurra sin ninguna clase de requisitos, eso es como la puntita de algo que se puede llegar a hacer interesante. Itinerante también así todos lo pueden conseguir cerca de su casa. También está la posibilidad, amplia, de conseguir todos los formatos, juntarnos, poder aprender. Por ejemplo hoy acá estamos todos charlando, intercambiamos información, se puede escuchar música en vivo. Las compañías siguen con el número. Yo vengo del punk rock, que es por ahí algo más de una escuela independiente, de manejarse uno mismo, de no esperar por un sello que se encargue de todo, no todo tiene que ser masivo ni mover mucha plata. Yo tengo el autito, cargamos todo y lo llevamos donde sea. Acá, Juan que fue el que organizó la fiera de hoy, organiza también Alboradas, que son unos ciclos que incluyen recitales de bandas y feria de discos independientes. Espero que esto siga creciendo, que uno tenga la oportunidad de conseguir cosas, más allá de las productoras, independiente, paralelo a los que son las grandes disquerías y las cadenas.

Vos Juan, ¿Qué pensás acerca de la importancia de defender lo independiente?
Juan: Yo pienso que defender lo independiente es dejar atrás esa idea antigua por ahí, de que para llegar a hacer algo importante en la música es necesario ser famoso, estar con una súper productora y tener una prensa masiva. La idea hoy, para mí, es divertirse, estar entre amigos; ya que más que nada la música es una expresión como cualquier otra; y lo más importante es divertirse, compartir lo que uno hace y conocer gente en el camino de esta expresión!

Alguna reflexión final…
Leandro: El tema es juntarse, tener posibilidades de conseguir muchas cosas y en buenos precios. De no especular, creo que hoy la sociedad en general especula con todo lo que hace. Ser más sinceros, más compañeros, más solidarios, tener una actitud positiva, sin pertenecer a una bandera ni nada; porque uno es una persona y tiene la capacidad de discernir y elegir como vivir. Creo que eso es lo más importante, y somos una pequeña parte que va haciendo un todo.

Print Friendly, PDF & Email