De cómo se edita un amor, perdón, un libro

Por Pamela Vizcarra

“Se habían encontrado en un bar perdido
entre los voluptuosos árboles
de un barrio del conurbano”
“Sobre los trazos de tiza borroneados de una rayuela”
Carolina Arias – Cristian Walter (Ediciones Cantamañanas)

Conocer a los protagonistas de los proyectos culturales permite ingresar en un mundo íntimo que no siempre es el más conocido. El trasfondo, el detrás de escena de cualquier manifestación cultural forma parte de un trabajo diario, que surge como un desafío y cuyos resultados son los que llegan a nosotros. Revista Brote estuvo con los creadores de Ediciones Cantamañanas cuyo proyecto comienza, como no podía ser de otra manera, como una historia de amor. Carolina y Cristian (y Catalina de nueve meses quien también se muere por responder) son una familia que tiene una historia de amor que escribir y difundir pero principalmente que editar. Desde Muñiz, San Miguel, les presentamos a Ediciones Cantamañanas.

El proyecto comenzó cuando Carolina Arias y Cristian Walter estuvieron en contacto con los integrantes de F.L.I.A. (Feria del Libro Independiente y Autogestiva) allá por el 2011. Con la colaboración de Sebastián Bruzzese coeditan su primer libro. Esto permitió que conocieran de manera más concreta el trabajo editorial y dio paso a sus propias autopublicaciones ya que ambos son escritores.

Pero como se dijo antes, esta es una historia de amor: luego de esta primera experiencia, los dos protagonistas deciden casarse y compartir con sus invitados algo propio, un libro: su primera edición independiente: “nosotros somos escritores, entonces decidimos escribir un libro juntos; fue como un juego amalgamar los dos estilos totalmente diferentes y escribimos una novela corta (…) lo interesante es cómo se fue gestando, a veces hemos discutido sobre quién escribió cada parte, este libro fue un souvenir de nuestro casamiento”; de esta manera se dibujó el libro “Sobre los trazos de tiza borroneados de una rayuela”.

Es así como esta pareja de escritores realiza su intervención en el mundo editorial: el amor en común por la escritura y los libros deja sus huellas en papel. Tiempo después vinieron más proyectos. Publicaron el primer libro de Carolina que es un libro de cuentos cortos: “De farsantes, sobrevivientes y tontos”. Conocen a Dafne Mociulsky una escritora que vendía sus libros en el tren: “nosotros lo leímos en un blog, lo conseguimos en una FLIA y le ofrecimos editarlo”. El libro se titula “Mi vieja no lo entendería”: “apenas lo leímos decidimos que era un libro que había que difundir.”

El rumbo cambia y surgen otro tipo de publicaciones. De la mano del profesor Sebastián Porrini, comienzan a publicar libros de estudio. Es así que “El fulgor mítico” se presenta en 2012 en la Universidad de General Sarmiento.

“Al mundo no le importa si llorás”, libro que Cristián Walter había dejado en el tintero, llega en el 2014. Ya involucrados completamente con este proyecto comienzan a tener más claros sus objetivos y a conocer las ventajas y las dificultades de ser lo que el mercado editorial no espera.

Las ventajas de ser independiente

No responder a las exigencias del mercado, intentar ser diferente en un mundo que reclama modelos estandarizados es un desafío que no muchos están dispuestos a enfrentar. Afortunadamente no es el caso de esta editorial: “La oferta literaria no te da lo que vos querés, te da lo que al mercado le sirve, hay muy buenos escritores que son famosos y hay muchísimos escritores nuevos que son de la zona y que conocimos en FLIA y en otros lugares, (…) y eso es genial”.

“El problema es que hay un montón de gente que escribe cosas muy interesantes pero no tiene ese aparato de mercado, esa posibilidad de entrar al sistema, no tiene difusión. Vos escribís bien, publicás, le das el libro a tus conocidos y de ahí no pasó; eso es lo que tratamos de hacer nosotros, difundir, llevar los libros a otros círculos y las redes sociales ayudan mucho para la difusión”.

En la actualidad, el manejo con las redes sociales es parte de la vida diaria, sería insostenible dejarlo de lado: “Una condición que ponemos cuando alguien nos acerca un libro o que incluimos en el servicio editorial es que se publica con copyleft; esto significa que se puede imprimir, se puede fotocopiar con tal de difundir la obra, siempre citando al autor y sin fines de lucro y eso lo ponemos en todos los libros.”

En la página web y en el blog, “todos los prólogos y algunos cuentos están para descargar. En realidad lo que nosotros hacemos es difundir obras: la edición vino como algo supletorio y necesario para esa difusión, la nuestra, la de otros autores y otras editoriales”. Desde Cantamañanas es fundamental la difusión de la obra, la visibilización de escritores talentosos que no responden al mercado y de obras que anhelan ser leídas. Como claramente sostienen estos escritores, “El libro no va a dejar de existir, es una cuestión fetichista tenerlo en las manos”.

¿Qué publicar, cómo publicar?

“Nos han llegado libros que hemos decidido no publicar, no nos ponemos en lugar de jueces pero hay cosas que decimos ‘este tipo de texto no lo publicamos nosotros’. Es fundamental la cuestión ideológica, no vamos a publicar algo machista, racista. Somos muy minuciosos. Nosotros esperamos que el libro aporte.”

“Lo que buscamos es calidad en la propuesta, es decir, en la escritura y en lo material. Por un lado, discutimos desde el gramaje de la hoja, el color ahuesado, el tipo de tapas, los diseños; por otro lado, innovación: hay que hacer cosas nuevas, porque publicar cosas que ya se hicieron o algo que venda mucho no nos interesa; no es nuestro perfil. También la innovación en cuanto a lo académico ya que tenemos dos líneas una que es la de ficción y otra línea de libros de estudio.”

Editar, publicar y distribuir son acciones que forman parte de este mercado y los escritores son los que menos reciben las ganancias: más allá de la satisfacción de publicar material propio, se trata de un trabajo que es poco remunerativo; sin embargo, como escritores y como proyecto, es muy satisfactorio cuando una obra se concretiza en un libro.

“Es arduo costearlo, nosotros hacemos tiradas chicas, el libro en papel sale caro, el papel, la impresión y bueno, tenés que lograr un equilibrio entre no perder plata y no arrancarle la cabeza a la gente, lo digital es gratis, se piratea por ahí está la desventaja”.

“Cuando empezamos con lo de publicar lo que decíamos es que el que pierde plata es el escritor, con suerte si es un consagrado le ofrecen el 10% y si no un 2 o 5 %. Cómo hacemos para que el libro sea accesible y el escritor no pierda plata; porque eso también pasa es terrible pero el escritor es ninguneado en todo el proceso; cuando empezamos a averiguar, llegamos a una distribuidora que se quedaba con el 60% del valor del libro; , y nosotros hicimos cálculos, el material que usamos es caro por el tipo de hoja, tiene que ver con una cuestión de vanidad, tiene que tener calidad de papel, de tapa nunca bajamos el costo, (…) al autor le terminábamos dando $1, 50”.

Lo legal no quita lo independiente.

El mundo editorial posee, como todas las instituciones, ciertas reglas que permiten la legitimación del producto. “Hubo un momento en el que llegó la parte legal: tenemos que ver papeles, registrar, código de barra para llevarlos a las librerías y si bien en un principio estuvimos en contra, porque yo (Carolina) quería que sea algo alternativo, fuera del mercado; Cristián me marcaba que dentro del sistema editorial se logra llegar a más lugares, y eso no hace que dejemos de ser independientes. Primero recurrimos a la Cámara del Libro en donde se paga el ISBN y te dan código de barra y ellos legalizan el libro: además los reparten en cuatro bibliotecas públicas: la Biblioteca Nacional y la de Congreso y otras dos más. Por una cuestión ideológica lo hacemos pero nos importa muy poco si la obra está protegida desde lo legal. Esta cuestión influye, por ejemplo, en que puedas dejar el material en una librería y además necesitábamos garantizarles a los escritores la posibilidad de que sus obras estén protegidas. Pero ¿por qué tenemos que participar de este sistema? En una reunión en la FLIA habíamos hablado de establecer un sistema alternativo que también sea válido. Las ventajas son la posibilidad de publicar lo que te gusta, económicamente no tiene muchas ventajas, es un proyecto cultural no económico, no vivimos de esto”.

Anhelos de dos editores…

Si bien tienen un proyecto en común son dos escritores con líneas un tanto distintas, por ende manifiestan gustos de edición diferentes; por primera vez en toda la nota vamos a desligar los discursos para que ambos pueden confesar sus anhelos editoriales:

Él: “Mi corazón está con Roberto Arlt, él o Girondo. Quisimos editar obras de Arlt cuando se cumplieron 70 años de su muerte debido a que su obra pasó a ser dominio público pero lo hicieron muchos entonces no lo concretamos. Este es un proyecto que tenemos pensado y hablado para el año que viene. Conversando con algunos expertos, nos contaban que el “El juguete rabioso” tiene muchos detalles que no estaban en el libro original. Resulta que la reedición no fue hecha por Arlt sino por alguien más quien cometió errores. Entonces queremos darle la voz a Arlt recuperando el contenido de la primera edición. Es un proyecto que ya está en camino.”

Ella: “una autora que me gusta mucho, que no es muy conocida por acá es la nicaragüense Gioconda Belli, me encantaría publicar su poesía y una novela que se llama “La mujer habitada”. Y te voy a tirar autores nuevos que me gustaría editar: una es Naty Menstrual y la otra es Susy Shock que son dos escritoras travestis que escriben cosas buenísimas. Muy diferentes, geniales las dos, me conmueven de una manera terrible; no solo quisiera editar sus trabajos sino proponerles que vengan y que presenten sus lecturas.”

Difundirnos mutuamente

“La gente que nos conoce y los mismos autores nos difunden, nos recomiendan, el agradecimiento y la difusión es mutua y es muy efectiva. La persona que llega a nosotros en la mayoría de los casos es por el boca a boca. Otra forma interesante de difundir este tipo de proyectos es por medio de las presentaciones ya que ahí se puede estar con los escritores y conseguir el material seguro; nosotros cuando las hacemos esperamos que sean interesantes, que hable el autor, alguien que lo conoce y que sea un encuentro nutritivo para los asistentes”.

Existen muchas editoriales independientes que crecen gracias a las convicciones de sus fundadores; en este espacio alentamos y difundimos todos los proyectos que parten del esfuerzo cotidiano y somos conscientes que estos movimientos culturales merecen ser difundidos y valorados. Todo lo que se haga con amor, y en este caso, desde el amor, es meritorio de publicar. Ediciones Cantamañanas, Carolina, Cristian y la pequeña Catalina forman parte del colectivo cultural del conurbano que desde Brote nos da gusto difundir.

Contacto

Print Friendly, PDF & Email