arteBA con fines de lucro

Por José Luis Albornoz

Del 4 al 7 de junio se realizó en el predio de La Rural la edición número 24 de la feria arteBA. En esta nota voy a dar cuenta del balance del evento desde una mirada personal y analizando los discursos en torno a este evento.
Allá por fines de mayo un spot publicitario causaba gran revuelo (indignación y gracia) en la web y en la televisión. En ese spot* teníamos a Axel (“que se parte de la onda”), a Amalia (“la mega super archi CEO de una empresa”) y a Pablo (“que es de esos emprendedores top que la rompen”) y todos ellos “ arteBAreaban”. Las cargadas no se hicieron esperar y era entendible, la misma publicidad lo estaba pidiendo parecía. En ese mismo video se definía a arteBA de la siguiente manera: “Es una feria de arte contemporáneo… y en la semana de arteBA todos arteBAreamos”, ponele. Los organizadores al poco tiempo de subir el spot decidieron sacarlo de circulación. Y yo me pregunto: ¿En arteBA se puede ver por donde anda el arte contemporáneo o se ve por donde anda el mercado del arte?, ¿Todos “ arteBAreamos” o solo los galeristas, los coleccionistas y los empresarios del arte?, y a todos los que estamos, desde diferentes lugares, metidos en el mundo del arte, ¿Nos interesa “ arteBArear”?.
Sumado a este spot y luego de la apertura a puertas cerradas que tuvo lugar en La Rural, los medios de prensa que más fichas ponen año a año en este evento Clarín y La Nación (por razones obvias) exponían los siguientes discursos: “Gran expectativa en el mundo del arte”;”Alta efervescencia en el fin de la presentación de arteBA”. Y en este año lo único efervescente fueron las burbujas de champagne del Chandon. El glamour, los sponsors, el público y la prensa no faltaron, como año a año. Pero las compras millonarias y obras a destacar fueron pocas. Tal vez con eso se conformaron los organizadores pero creanme que para los galeristas y empresarios del arte (salvo algunos) este año de arteBA pasó con más penas que glorias. Lo dicen los números finales: las ventas cayeron respecto a años anteriores y en casi todos los casos la mayor parte de las operaciones que se cerraron lo hicieron por debajo de los 30 mil dólares. El dato no es menor si tenemos en cuenta que los galeristas tienen que compensar gastos de stand y otra serie de extras. Entre los desanimados se contaban quienes se arriesgaron a llevar obra histórica de valores tres veces superiores a esa cifra que, decididamente, no son los que se manejan en la feria.
El problema mayor lo enfrentaron las obras con “calidad de museo”, como el fantástico Gómez Cornet que llevó Palatina. Sobre todo porque las instituciones que deberían adquirir esas obras no tienen presupuesto para hacerlo, ni aun con un régimen de fondos compartidos como el Matching Funds, que arteBA instituyó para alentar compras en la feria. “Para mantener el récord alcanzado en 2014 de adquisición de obras por parte de los museos, y gracias al esfuerzo propio, de mecenas particulares, instituciones y al Programa Matching-Funds arteBA-Banco Ciudad, comprarán en la feria museos como el Guggenheim y el Lacma (Estados Unidos); la Tate Gallery (Gran Bretaña); el Mali (Perú) y los argentinos Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires, Nacional de Bellas Artes de Neuquén, Provincial de Bellas Artes Dr. Juan R. Vidal de Corrientes, Franklin Rawson de San Juan y de Arte Contemporaneo de Mar del Plata. A esto se agregan las iniciativas de adquisición de empresas como Chandon.” Eso decía el presidente de arteBA Fundación, Alec Oxenford en una nota unos días antes de que la feria abra sus puertas al público. Bueno, ni todo esto salvo a los coleccionistas, artistas y galerías que pensaban hacerse una panzada con las recaudaciones. Aunque es cierto que superaron el récord de compras institucionales pero ese aumento vino acompañado de justamente mayor participación de museos y galerías respecto a años anteriores. Y continúa, en diálogo con el suplemento “ADN Cultural” del diario La Nación, Alec: “Chandon comprará la primera obra a puertas cerradas de la feria por decimoquinto año consecutivo. Continuará así su tradición de apoyo constante a las actividades culturales y artísticas” vale preguntar que tan importante es esta acción de la bondadosa empresa “Chandon” para la actividad cultural y artística. Diría que es nula, pero le cambió la vida (aunque sea monetariamente y por unos años) a la artista Valería Maggi de la galería Hache, quien vendió su obra Sin titulo a la empresa por cientos de miles.

Expectativas antes de arteBA 2015 y después…

En una nota para el suplemento “ADN Cultural” del diario La Nación, el presidente de la arteBA Fundación; Alec Oxenford decía lo siguiente: “No es un secreto que arteBA se ha establecido como una de las ferias más importante de la región, y como una de las tres ferias de arte internacional más concurridas del mundo”. En esta edición, el público concurrente, desde curiosos hasta compradores, creció respecto a años anteriores. Poco pero creció. Eso hace de arteBA, como lo señala el presidente, una de las ferias más importantes del mundo si hablamos de arte contemporáneo, nos guste o no lo que exponen. Es para las artes visuales lo que la Feria del Libro es para la industria editorial. A pesar que no comparto muchos de los valores y no daría ni mi saldo extra de la SUBE por muchas de las obras que allí se exponen siempre recomiendo darse una vuelta para ver en qué anda el mercado. Es parte del registro visual y los datos que debe manejar todo gestor cultural e investigador de las artes, no para replicarlo sino para conocerlo. Muchos no pagarían ni la entrada (que año a año aumenta de valor) pero un par de horas al año dedicarle a arteBA no hace mal a nadie y siempre, en alguna esquina, en alguna galería de las del fondo, podes llegar a encontrar un artista joven, emergente o consolidado que te sorprenda.
Siguiendo con los discursos en torno a esta edición de arteBA, en una de las entrevistas que brindó Hernán Lombardi, el Ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, dijo que esta feria “busca cubrir las necesidades primarias de la expresión democrática de la cultura. arteBA ofrece un lugar de oportunidades y reconocimiento a artistas.” Que estas acciones cooperen a cubrir las necesidades primarias de la expresión democrática de la cultura no es del todo cierto y menos cuando el Gobierno de la Ciudad colabora con tantos miles de pesos para la realización de arteBA, cuando eventos como éste se sustentan por sí solos. El financiamiento estatal no tendría que ser usado en estos grandes eventos mientras muchos centros culturales de la CABA son cerrados por supuestas irregularidades edilicias que no permiten habilitar el espacio. Igualmente es cierto que el mercado del arte sigue siendo un gran ente de legitimidad y reconocimiento dentro de mundo del arte. En arteBA se dan cita los agentes del mercado, quienes tienen poder simbólico y económico lo que hace de esta feria un lugar de oportunidades y reconocimiento para muchos artistas.
En cada galería, folleto y nota de prensa se podían leer frases y palabras cargadas y al mismo tiempo vacías de sentido: Búsqueda artística, investigaciones que giran en torno a la temática del cuerpo, propuestas vanguardistas, múltiples experiencias sensoriales, reivindicación del pensamiento contemporáneo, etc, etc. Un vocabulario que te deja pensando: “¿Qué me está queriendo decir?”. Así es en muchas ocasiones el arte contemporáneo, a veces tan lindo como conceptual, y no está ni mal ni bien. Si ves en exposición un lienzo con ovillo de lana en una pared que cuesta $30000, vale preguntarse ¿es culpa del artista, del galerista, del curador que lo expone o del comprador que lo adquiere que esa obra esté ahí?.
Entonces resta por preguntarse cuál es el verdadero objetivo de arteBA. Yo tengo mi opinión pero antes vamos a ver que dicen algunos de los que participan activamente del evento. El presidente de arteBA Fundación, Alec en La Nación decía: “nunca arteBA ha abandonado su objetivo principal de apoyar y difundir la producción artística argentina y latinoamericana. En nuestro afán por difundir el arte contemporáneo y familiarizar al público con sus lenguajes, continuamos con la programación del auditorio de entrada libre y gratuita.” Este año las actividades del auditorio girarán en torno a la herencia del psicoanálisis en el arte.
Alguno de los galeristas hablaba de “optimizar la calidad de las obras y establecer cruces entre artistas históricos y contemporáneos. Es de gran importancia para la feria contar con galerías jóvenes, que impulsan proyectos alternativos, representando tanto a artistas emergentes como a otros de trayectoria consolidada.” En mi opinión, arteBA debe ser visto como una feria de arte donde se reúnen dos puntas del mercado, oferta y demanda. Para la gran mayoría de los agentes que participan de forma activa en esta feria el resultado se mide por la cantidad de ventas. El éxito o fracaso depende de las adquisiciones y los convenios que se dieron en esos 4 días que duro arteBA. Es bueno conocer estas consideraciones antes de analizar este evento, la calidad de las obras es muy subjetiva y la crítica simplista es decir que todo arteBA es una cagada. Como dije a mitad de este artículo, siempre es bueno darse una vuelta porque con algunas ideas locas te vas y algún artista rescatas. Retengan esta idea: arteBA no garantiza el derecho a la cultura de todos los ciudadanos ni como dice Lombardi “busca cubrir las necesidades primarias de la expresión democrática de la cultura”. No tiene porque hacerlo, su objetivo va por otro lado, pero yo prefiero los gestores, los artistas y esas personas que la pelean de diferentes frentes para garantizar el derecho a la cultura de los que el mercado no atiende, de los que no están en arteBA, por eso creo en la responsabilidad estatal y civil para eso. Es el único camino, cuanto más seamos, el mercado va a irremediablemente a ceder un poco.

*spot disponible en https://www.youtube.com/watch?v=F9ILoQdaWtE

Print Friendly, PDF & Email